México, el nuevo mercado para la exportación de Médicos Cubanos

Recientemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la pandemia de COVID-19 le había “caído como anillo al dedo”. Mucho se debatió entonces sobre el significado de sus palabras, por el azote de tantas muertes producidas en su población.

Según lo publicado en los últimos días,  se refería al objetivo que había venido buscando desde hace tiempo: lanzar un salvavidas a la dictadura cubana, mediante la “contratación” de entre 590 y 800 médicos cubanos y otros trabajadores del ramo para laborar en el país azteca;  la mayoría (supuestamente, 720 de ellos) concentrados en la capital del país, esto  con base a informes de las autoridades de la Ciudad de México. Correspondió proporcionar transporte, alimentación y hospedaje a los mencionados profesionales en varios hoteles de la ciudad, obligándose a los huéspedes de dichas instalaciones ceder sus habitaciones sin retribución para “cooperar” en los esfuerzos oficiales contra la pandemia.

López Obrador mostró su primera intención de traer a los médicos cubanos apenas llegando al poder, a fin de recibir a los miles de ellos que estaban dejando Brasil a toda prisa. Entonces, frente al escándalo generado, el propio López Obrador sostuvo que tal información no era cierta.

Hoy se comprueba, una vez más, que quien mintió fue López Obrador, quien continúa perdiendo credibilidad. Según la organización SPIN-Taller de Comunicación Política, López Obrador ha hecho casi 25.000 “afirmaciones no verdaderas” durante sus conferencias “mañaneras” desde su llegada al poder en diciembre de 2018.

Estos médicos forman parte del programa de Brigadas Médicas que mantiene al re’gimen cubano para enviar trabajadores de la salud a casi 70 países, para un total de 55. 000 asalariados en activo. Tales servicios no son gratis ni por mera solidaridad: el gobierno del pais antillano se beneficia con esto, cada año, entre 8. 000 y 11. 500 millones de dólares, cantidad que cuadruplica a los ingresos por turismo de la isla, y equivale a cerca del 6% de su PIB, convirtiéndose en un negocio que ayuda a estabilizar la decadente economía castrista.

Una característica llamativa del programa cubano, es una copia del sistema impuesto desde 1967 por Corea del Norte durante el gobierno de Kim II-Sung, abuelo del actual sátrapa, Kim Jong Um, a fin de explotar una mano de obra de baja calificación en condiciones inhumanas. Es una copia mejorada, ya que en Cuba el personal es muy calificado a pesar de tantas problemáticas tecnológicas y financieras

Como es un secreto a voces, muchos de estos médicos son en realidad “agentes encubiertos” que La Habana emplea para obtener fondos y promover la revolución. Así, la mayor parte es obligado a reportarse ante la Inteligencia y Contrainteligencia de la isla en los países donde son destinados, realizando trabajo de propaganda y coerción a favor de los regímenes de izquierda. También es importante hacer notar que muchos de los  médicos, en realidad son meramente espías, cuya misión es recabar información sobre cada país e infiltrarse en instituciones como el Ejército, los servicios de inteligencia y las telecomunicaciones.

Adicionalmente, estos galenos son vigilados día y noche por los espías infiltrados en los grupos que reciben el nombre de “los jurídicos”, quienes están al tanto de su comportamiento social. Tienen ciertas restricciones en sus movimientos; como es hablar con la prensa; moverse libremente sin previo conocimiento a los »juristas». Si huyen, se les dicta una pena de tres a ocho años de cárcel según el artículo 135 del Código Penal cubano.

En retribución, los médicos solo reciben alrededor del 20 % de sus salarios, mientras que un 75% va a la dictadura cubana y el 5 % restante a la Organización Panamericana de la Salud, que vergonzosamente actúa como intermediaria del negocio.

Al respecto, considérese que del 20 % que debía recibir cada trabajador médico, en realidad solo recibe un 10 % para sus gastos más indispensables; el otro 10% es retenido por la dictadura en una cuenta en La Habana, a fin de presionarlos a regresar.

¿Cuánto está pagando el gobierno mexicano por cada médico? El gobierno ha sido omiso en informarlo, pero la suma volcada a la dictadura cubana alcanzaría los 3 600 dólares por profesional. En Brasil, por ejemplo, Lula da Silva y Dilma Rousseff pagaban al gobierno cubano por cada integrante de la brigada de salud 3 400 dólares mensuales, de los cuales los médicos mantenían supuestamente unos 390 dólares y otros 390 se les depositaba en Cuba. Este monto es de cualquier modo una importante entrada para ellos, ya que un médico en Cuba puede ganar algo ma’s de 80 dólares al mes.

El gobierno de López Obrador, y los mexicanos con él, están ayudando a perpetuar un inmoral sistema de fuerte trabajo, condenado incluso por las Naciones Unidas, ya que vende personas a un país para que cumplan un servicio, pero a cambio, el gobierno cubano se queda con la mayor parte del dinero. Gracias al gobierno de la cuarta transformación, los mexicanos nos hemos vuelto cómplices de las violaciones más aberrantes a los derechos humanos.

No quisiera terminar sin señalar que no sabemos cómo incidirá la presencia de agentes cubanos en México en nuestra relación con Estados Unidos. Dada la improvisación con la que López Obrador ha manejado la crisis del COVID-19 (y en general todos los temas de su gobierno), no extrañaría que no haya considerado este otro frente. Nos quejamos de ser “piñata electoral” de Trump en Estados Unidos, pero con nuestras propias malas decisiones, no nos ayudamos.

Acerca de Antonio Angelo 5 Articles
Pedagogo. Traductor acreditado. Apasionado del periodismo y la fotografía, se inició en el mundo editorial en 1994. Desde entonces ha colaborado en diferentes publicaciones como editor de noticias y fotoreportero.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario