Ileana de la Guardia: Mi papá fue un Oliver North cubano, pero sin Reagan

Ileana de la Guardia

Cuando Fidel Castro ordenó fusilar al coronel Antonio de la Guardia Font, con 50 años recién cumplidos y una dilatada hoja de servicios al Ministerio del Interior y al propio Comandante en Jefe, Ileana de la Guardia Fernández (La Habana, 1964) removió cielo y tierra para intentar salvar a su papá.

No lo consiguió y -desde entonces- vive empeñada en que Cuba haga una lectura serena y democrática del saturniano proceso del verano de 1989, cuando los ojos del mundo se posaron en La Habana porque Castro, abandonado por los soviéticos y pillados por los norteamericanos con las manos en marihuana y cocaína, tocó a degüello y salvó el pellejo, sacrificando a cuatro cubanos que cumplían órdenes y acumulaban el cansancio de miles de operaciones clandestinas aún por contar.

Fidel fingió sentirse traicionado, cual Capitán Renault en Casablanca, y dejó que Raúl Castro asaltara la única parcela de poder que se le resistía hasta entonces, el Ministerio del Interior, que sus edecanes destruyeron con torpezas operativas y recelos absurdos.

Desde entonces, Ileana arrastra el peso de la orfandad y el exilio, trabajando como neuropsicóloga en un hospital de París, criando a su hijo y compartiendo incomprensiones, desdenes, ataques y pequeñas victorias junto a su marido, Jorge Masetti, otro huérfano del terror castrista.

Ileana y su marido Jorge Masetti

Hoy se cumplen 32 años del fusilamiento de tu padre y de los otros acusados, y coincide con  manifestaciones ineditas de cubanos pacificos en Cuba. ¿Qué piensas del 11J?  

Lo primero que pienso es que el pueblo cubano le ha perdido el miedo al régimen, al partido comunista y a sus agentes represores, están hartos de la miseria, las mentiras y la represión y sienten que no tienen nada que perder. 

El presidente cubano Diaz Canel ha hecho un llamado a la guerra civil, cuando dice «La orden de combate esta dada, a la calle los revolucionarios», lo cual es inaceptable, pues esta haciendo un llamado a la violencia. Cuando el rol de un mandatario es escuchar, representar y defender los intereses de todos los ciudadanos. 

Seria necesario el inicio inmediato de una transición y en este sentido apoyo a todos los cubanos, en particular aquellos que se están manifestando públicamente y aquellos asociaciones civiles o políticas que piden una transición hacia un sistema democrático como el Consejo para la Transicion en Cuba, el grupo de artistas de San Isidro, el grupo 27 N, el grupo de Anna Harendt y todos los demás grupo que tienen como objetivo común la libertad de Cuba y la construcción de un sistema democrático y plural. 

Qué opinión te merece que habiendo calificado Naciones Unidas de «arbitrario» el juicio que condenó a muerte a tu papá y a otros tres cubanos, La Habana siga sentada en uno de los sillones del Consejo de Derechos Humanos de ONU?

Me parece que no debería estar sentada en dicha comisión, ya que en múltiples casos el Gobierno de Cuba no ha respeto los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos, donde ha condenado ciudadanos violando sus propias leyes.

En el caso personal de mi familia, mi padre Antonio de la Guardia y los otros acusados fueron juzgados por un tribunal militar especial creado solamente para ellos por un poder anónimo. Y según el grupo de trabajo de Naciones Unidas en su decisión # 47 de 1994, califica el juicio de arbitrario ya que según el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos toda acusación penal debe ser conocida por un tribunal penal independiente e imparcial, competente existente antes a la acusación.

Y en el Caso Ochoa, de 1989, fue evidente que este poder anónimo de este tribunal fue el propio Fidel Castro.

Eres neuropsicóloga de profesión, ¿qué efectos tiene sobre un hombre educado en la disciplina militar que sus jefes lo conviertan en un contrabandista, con la excusa de burlar el embargo económico de Estados Unidos?

Pienso que no es pertinente que te responda como neuropsicóloga, pues no veo la relación entre las enfermedades neurológicas y política, y por otro lado siempre ha respondido a las cuestiones del caso de mi padre como hija.

Mi padre vivió su puesto de responsable del Departamento MC como una misión militar más, que tenía como objetivo violar el embargo norteamericano para conseguir equipos y materiales de alta tecnología que Cuba no podía procurarse por otros medios. Yo supe por ejemplo que el equipo de Resonancia Magnética (IRM) que se instaló en el Hospital Hermanos Ameijeiras, lo consiguió el departamento MC, que dirigía mi padre, que lo sacó, de manera ilegal, de Estados Unidos, así como otros equipos importantes de alta tecnología.

Tiempo después del juicio, tuve ocasiones de cruzar personas que vinieron a decirme que gracias a mi padre había en Cuba los primeros IRM y que había sido muy injusto lo que le habían hecho. Mi padre no era jefe de ningún grupo de traficantes, el no tenía ningún interés económico personal en esto, era simplemente un militar que recibía órdenes.

Su servicio dependía del General Barreiro que era el jefe de los servicios de Inteligencia y todas las operaciones que se decidieron fueron firmada por este general y el propio ministro del Interior. Y esto lo sé por personas que vieron los documentos firmados.

Los individuos que sacaban los equipos de Estados Unidos eran cubanos – americanos, lancheros que hacían tráficos de todo tipo y que pedían, a cambio de sacar estos equipos de Estados Unidos, un apoyo logístico para sus lanchas cerca de Cuba.

El caso de mi padre se parece mucho al conocido caso del teniente coronel Oliver North y que la prensa califico como el caso Irangate o Iran-Contra en Estados Unidos, donde este militar realizó ventas de armas a Irán, pese a que la Casa Blanca tenía un embargo sobre Teheran, además de apoyar a la contra nicaragüense, con presuntas operaciones de narcotráfico en América Central, cuando el congreso norteamericano había prohibido facilitar el apoyo financiero a la contra.

La diferencia con la condena de Oliver North fue que este y todos los militares implicados fueron indultados, y enviados al retiro, Oliver North tuvo un programa de radio y fue candidato a senador por el Partido Republicano.

Reagan protegió a sus militares, y la justicia norteamericana tienes leyes y abogados de verdad, y en el caso de Cuba y de Fidel Castro, como ya sabemos, los fusiló y los encarceló para protegerse y para eliminar a militares que comenzaban a tener posiciones criticas, pero los acusados no pudieron recurrir a ningún abogado real y contar con una protección jurídica real.

Con esto no hago una justificación de las operaciones que dirigió mi padre, simplemente hablo de una realidad.

Mi opinión personal es que hubiese preferido que esto no hubiese ocurrido, hubiera preferido que Cuba y Estados Unidos tuvieran relaciones diplomaticas comerciales adecuadas y que Cuba tuviera un sistema democrático.

Un cubano nacido en 1989 o después, incluso antes, ateniéndose a la versión oficial, podría creer que el narcotráfico en Cuba fue asunto de un grupito aislado entre 1987 y 1989; ¿conoces de episodios anteriores, como los que señalan al fallecido comandante Manuel Piñeiro Losada y el vicealmirante Aldo Santamaría Cuadrado?

No, yo no conozco ninguna operación de Manuel Piñeiro, ni de Aldo Santamaria.

Lo que si puedo decirte es que si hubo vínculos con el narcotráfico fue un asunto de política de estado, fomentada por Fidel Castro.

Mi padre no tenia ninguna posibilidad de hacer actividades de narcotráfico sin autorización de las autoridades del país, pues en las operaciones de apoyo a los lancheros participaban Guardafronteras, Inmigración y la defensa aérea.

Las Causas 1 y 2 de 1989, sepultaron las biografías de los principales encartados; ¿qué labores realizó tu papá para el Ministerio del Interior? En ambientes cubanos, se afirma que las muertes del ex ministro del Interior José Abrantes Fernández y Manuel Piñeiro fueron de las más convenientes para Fidel Castro; ¿el fusilamiento de tu papá convino al entonces presidente y comandante en jefe?

Mi padre no hablaba de su trabajo públicamente y menos con sus hijos. Evidentemente que la muerte del ministro del Interior y del comandante Manuel Piñeiro fueron muy oportunas para Castro pues ellos estaban entre los hombres que más secretos conocían de Fidel.

¿Cómo recuerdas aquel mes trepidante del 13 de junio de 1989, cumpleaños de tu papá, y el 13 de julio, cuando es fusilado en el oeste de La Habana?

Como un mes muy estresante, mi único objetivo era salvar la vida de mi padre, y una vez la evidencia de la imposibilidad de salvar su vida y de su muerte inminente, mucha tristeza y colera.

Ileana con su papá, el coronel Antonio de la Guardia Font

¿Cómo era tu papá contigo y hermanos; cómo era con tus abuelos paternos y demás familiares?

Mi padre era un hombre muy amable y bueno con su familia, amigos y subordinados, siempre dispuesto a ayudar, a resolver los problemas de todos. Era pintor y tenía mucha sensibilidad, había estudiado artes plásticas en Estados Unidos con su hermano gemelo Patricio, que también fue condenado de manera arbitraria en ese proceso, sin tener nada que ver con MC.

Hablaba Inglés perfectamente, le gustaba mucho la música, en especial el rock de los años 60 y 70.

Tengo muy buenos recuerdos cuando de niña lo veía escuchar rock-and-roll y bailar y a mi me daba mucha risa y alegría, ahora cada vez que escucho la cancion The Sound of Silence  de Simon & Garlfunkel  me da mucha nostalgia. 
Por otro lado fue alguien muy tolerante y respetuoso de mis decisiones, tanto en relación a mi vida privada como social,  y en este sentido me regalo dos libros que me marcaron uno que se llama «Juan Salvador Gaviota» del escritor Richard Bach y el otro «El segundo sexo» de la escritora francesa Simone de Beauvoir. 

¿Cómo te han tratado el exilio y la emigración cubana?

A mi el exilio cubano me ha tratado muy bien, he tenido muchas manifestaciones de solidaridad y de apoyo; salvo algunas personas que no son representativas del exilio, que han difamado en algunas ocasiones a mi persona y a mi esposo, en otras a mi padre y a mi tío.

Una de las propuestas para la transición a la democracia en Cuba es crear una Comisión de la Verdad, ¿qué aportarían los huérfanos del coronel Antonio de la Guardia Font a esa investigación?

En lo que concierne el Caso Ochoa del año 89, yo personalmente podría aportar todas las informaciones que tengo en relación la participación del gobierno cubano y de Fidel Castro en las operaciones de MC y el rol que los hermanos Castro desempeñaron en la instrumentalización de la justicia para condenar militares que cumplían sus órdenes.

Mi denuncia tiene como fin que un día en Cuba se reconozca públicamente la ilegalidad del proceso Ochoa porque como dice la frase de Jean Racine:  «No olvides jamas que los reyes en el cielo tienen un juez severo, el inocente un vengador y el huérfano un padre.»

Acerca de Opinión Cubana 314 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar