El cardenal Ortega, ex arzobispo de La Habana, muere a los 82 años.

El cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, hijo de un trabajador azucarero que supervisó la primera visita papal a Cuba, ayudó a reducir las barreras para los creyentes en el país comunista y jugó un papel en la mediación de los lazos mejorados entre Estados Unidos y Cuba, murió el viernes a la edad de 82)

Su muerte fue anunciada por su sucesor, el arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García Rodríguez.

Ortega ayudó a abrir un diálogo entre La Habana y los Estados Unidos que llevó a los dos países a reanudar las relaciones en 2014, después de que los presidentes Raúl Castro y Barack Obama acudieron en secreto al Papa Francisco en busca de ayuda. Sirvió como mensajero para ambas partes, llevando cartas secretas y respuestas que ayudaron a descongelar las relaciones.

También ayudó a impulsar un deshielo gradual pero significativo en las relaciones con un gobierno que era oficialmente ateo y excluyó a los creyentes religiosos de las filas del Partido Comunista.

«Su contribución al fortalecimiento de las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado cubano es innegable», dijo el presidente cubano Miguel Díaz-Canel mientras ofrecía sus condolencias a través de Twitter.

Con su impecable francés, sus vestimentas sueltas y sus gafas de montura oscura, Ortega esculpe una figura elegante en la sociedad cubana. En el extranjero, era conocido entre los demás cardenales, especialmente en los Estados Unidos, donde se hizo amigo de varios, incluido el cardenal William Keeler, arzobispo de Baltimore.

Nacido y criado en Cuba, el principal líder católico romano del país fue mencionado a veces como un candidato de largo alcance para suceder al papa Juan Pablo II.

Pero los comienzos de Ortega fueron modestos, y su ascenso en la escalera eclesiástica fue arduo.

Hijo de un trabajador azucarero, Ortega nació el 18 de octubre de 1936 en el pueblo azucarero de Jagüey Grande, en la provincia central de Matanzas, y se mudó a la capital de la provincia cuando era niño. Allí, asistió a escuelas públicas y comenzó a estudiar para el sacerdocio en el Seminario San Alberto Magno.

Completó sus estudios con los Padres de Misiones Extranjeras en Quebec, Canadá, y regresó a Matanzas para ser ordenado el 2 de agosto de 1964, justo cuando el nuevo gobierno comunista debilitaba aún más una iglesia cubana ya débil.

La iglesia, identificada durante mucho tiempo con los ciudadanos más ricos de Cuba, adoptó una línea vehementemente anticomunista poco antes de que Castro declarara que Cuba era socialista en 1961. El gobierno luego acusó a los católicos prominentes de tratar de derrocar a Castro.

Los eventos religiosos públicos fueron prohibidos después de que las procesiones se transformaron en protestas políticas, a veces volviéndose violentas. Cientos de sacerdotes extranjeros, en su mayoría de España, fueron expulsados. Las más de 150 escuelas católicas que alguna vez funcionaron en toda la isla fueron nacionalizadas.

Ortega fue uno de los muchos sacerdotes cubanos enviados a campos de trabajo agrícola administrados por militares, y pasó un año a partir de 1966. Después de su liberación, Ortega trabajó como párroco en su ciudad natal. También supervisó varias parroquias vecinas, viajando entre iglesias para celebrar misa, realizar bautismos y oficiar en bodas.

Como pianista experimentado, Ortega compuso música para una misa católica cubana y viajó semanalmente a La Habana para dar una conferencia sobre teología en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio.

Ortega fue nombrado obispo de la provincia occidental de Pinar del Río en diciembre de 1978 y fue consagrado al mes siguiente. Se convirtió en arzobispo de La Habana en noviembre de 1981.

En ese momento, el gobierno cubano era oficialmente ateo. Los creyentes de todas las religiones fueron expulsados ​​del Partido Comunista, los militares y algunas otras profesiones. Pero Ortega ayudó silenciosamente a reconstruir la infraestructura de la iglesia alrededor de La Habana, estableciendo nuevas parroquias y renovando más de 40 iglesias.

También creó Caritas de La Habana, la primera oficina de la organización benéfica católica de ayuda en Cuba. Eso plantó la semilla de Caritas de Cuba, que entrega comidas y medicinas a personas de toda la isla.

Ortega fue nombrado presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Cuba en 1988 y ocupó ese cargo durante una década.

En noviembre de 1994, el papa Juan Pablo II nombró a Ortega el primer cardenal en Cuba en más de tres décadas, y el segundo en la historia de la isla.

En 1992, el gobierno retiró sus referencias constitucionales al ateísmo, y comenzó un deshielo gradual en las relaciones entre la iglesia y el estado, que culminó con la visita papal del 21 al 25 de enero de 1998 y la aceptación del gobierno de algunos eventos religiosos al aire libre.

Si bien Ortega se abstuvo de confrontar públicamente al gobierno cubano, en sus viajes al extranjero expresó su decepción porque la apertura había sido modesta.

Los críticos lo acusaron de ser demasiado conciliador con el gobierno, aunque Ortega, quien en 2010 y 2011 ayudó a la iglesia y Raúl Castro a llegar a un acuerdo para liberar a un grupo de prisioneros políticos que habían estado detenidos desde 2003, dijo que el lugar de la iglesia no estaba en la política. pero en hechos humanitarios.

Le dijo a un grupo de estudiantes estadounidenses en 2012 que a algunos les gustaría que la iglesia fuera «el partido de oposición que falta en Cuba, y nosotros no podemos serlo». Ese no puede ser nuestro papel porque estaría en contra de la naturaleza de la iglesia.

John Kavulich, presidente del Consejo de Comercio y Economía Estados Unidos-Cuba, recordó haber trabajado con Ortega en muchas ocasiones a lo largo de los años, incluida la logística para visitas papales y el reinicio de las exportaciones estadounidenses de productos para el cuidado de la salud a Cuba, un asunto políticamente sensible en ambos lados del país. Estrecho de Florida.

Describió a Ortega como un hombre optimista lleno de aliento: «Siempre estaba buscando maneras de hacerlo funcionar, en lugar de intentar primero desarrollar una lista de por qué no funcionará».

“Él sonreiría, y tú creerías lo que era posible. … Él infundió ese optimismo no solo espiritual sino comercialmente, al tratar de hacer que las cosas sucedan para su rebaño ”, dijo Kavulich.

Además de la visita histórica de Juan Pablo II, también recibió visitas del papa Benedicto XVI en 2012 y del papa Francisco en 2015.

En abril de 2016, el papa Francisco aprobó la solicitud de retiro de Ortega.

El periodista de Associated Press Michael Weissenstein contribuyó a este informe.

Associated Press

Acerca de Opinión Cubana 212 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodistica, la veracidad y la calidad de nuestra informacion.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario