Activista anticomunista cubano enfrenta deportación después de más de medio siglo en Estados Unidos

Ramón Saúl Sánchez, un líder cubano prodemocrático que ha estado activo en la lucha contra el comunismo durante 50 años, recientemente recibió un aviso de que el gobierno de los Estados Unidos negó su solicitud de residencia permanente en el país. Si regresan a la isla, «me ejecutarán o me encarcelarán por el resto de mi vida», dijo Sánchez a Breitbart News.

Sánchez ha estado en los Estados Unidos por 52 años. Durante décadas, ha abogado por actos pacíficos de resistencia contra el régimen de Castro, desde huelgas de hambre hasta sentadas en las autopistas hasta las icónicas flotillas del Movimiento por la Democracia, la organización de Sánchez, que durante años se han cruzado a las aguas cubanas para aclararlo, Sánchez dice que «esas aguas son nuestras» en nombre de la comunidad de refugiados.

Quizás se hizo más reconocible en todo el país durante la saga de Elián González, un niño cubano rescatado de las aguas de Florida en 2000 a quien el régimen de Castro exigió que Washington regresara a la isla, a pesar de que su madre murió en una balsa tratando de ayudarlo a escapar. Sánchez organizó vigilias de oración y cadenas humanas fuera de la casa de los familiares de González en Miami, con el objetivo de evitar que el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) del entonces presidente Bill Clinton deportara al niño. Los agentes del INS golpearon a Sánchez en la cabeza para sacarlo del camino cuando la Fiscal General Janet Reno dio la orden de secuestrar violentamente a González y devolverlo al régimen comunista.

Más tarde organizó, a través de su Movimiento de Democracia, flotillas a las aguas cubanas para protestar contra las leyes del régimen que prohíben a los refugiados cubanos tripular barcos en partes del Caribe que controlaban. Las flotillas estaban destinadas principalmente a conmemorar a los refugiados cubanos que murieron buscando llegar a los Estados Unidos, particularmente a las víctimas de 13 de marzo masacre de remolcador.

Los actos pacíficos de Sánchez contra el comunismo lo han convertido en un miembro querido de su comunidad de Miami. La ciudad de Miami aprobó el viernes una resolución que insta al USCIS a reconsiderar su caso. Miembros de las crecientes comunidades de refugiados cubanos y venezolanos protestaron contra la decisión, que pone a Sánchez en peligro de ser deportado, frente a la Freedom Tower de Miami el sábado. Una destacada organización de derechos del exilio dijo a Breitbart News que Sánchez es un «activo» para su comunidad.

Sánchez desafió a quienes decidieron que era una amenaza para sus vecinos a reconciliar su decisión con la reacción violenta en Miami.

“Dicen que soy un problema para mi comunidad, y resulta que tengo un apoyo masivo en las calles. De lo contrario, el [Miami city] comisión … no me va a defender contra la voluntad de la gente «, dijo Sánchez a Breitbart News en una entrevista telefónica.

El activista cubano enfatizó que estaba extremadamente agradecido con Estados Unidos por la oportunidad de vivir en libertad y expresar sus creencias políticas.

“Vivo en este país. Amo este país. Defiendo este país ”, dijo Sánchez. «Me duele que me digan que no quieren darme la residencia permanente. He pasado 52 años en este país trabajando, viviendo de mi sudor, no de ningún programa social ni nada de eso. … Y luego, de repente, te dicen esto y, sabes, hace que tu vida se desmorone «.

Sánchez recibió libertad condicional especial como refugiado cuando llegó en 1967. Él aplicado para convertirse en residente permanente de los Estados Unidos en 2002. Su solicitud se sentó en las oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) durante 14 años hasta 2016, el año en que el presidente Barack Obama viajado a Cuba y disfrutó de la hospitalidad del dictador Raúl Castro. Ese año, de repente, Sánchez recibió la noticia de que su solicitud fue denegada y que pronto sería deportado. Apeló la decisión y recibió su respuesta negativa final en julio.

USCIS le dijo a Breitbart News que, en caso de posible expulsión del país, las personas tienen derecho a una solicitud defensiva de asilo, argumentando que sus derechos humanos están en peligro si regresan a su país natal.

La decisión del USCIS sobre el caso de Sánchez tiene 17 páginas y detalla sus actividades contra el régimen de Castro, acusándolo de actuar no solo contra La Habana, sino también contra Washington. Los ejemplos más destacados de actividad antiamericana de los que la decisión lo acusó fueron la membresía en Alpha 66, un grupo de refugiados cubanos que planea luchar contra Fidel Castro en las montañas cubanas en la década de 1960, y Omega 7, un grupo terrorista cubano al que insiste que no pertenecía; las flotillas del Movimiento Democracia; y las vigilias afuera de la casa de González en Miami.

Sánchez insiste en que su historial como activista por la paz demuestra que no es una amenaza para nadie más que para el estado cubano. Él enfatiza particularmente que ninguna de sus actividades ha sido entendida como una declaración contra Estados Unidos, ni sabía de nadie que las interpretara de esa manera antes de la decisión que recibió sobre su estatus migratorio este mes.

«Comencé cuando tenía 15 años en 1966 con Alpha 66, una organización que creía en enviar guerrilleros a Cuba para luchar como lo hizo Fidel Castro, en las montañas», explicó Sánchez a Breitbart News, agregando irónicamente: «Fidel Castro no es un terrorista. Fidel Castro es un guerrero legendario. El cubano que se opuso a él usando sus mismos métodos es un terrorista ”.

Sánchez dijo que descubrió que el grupo «no iba a ir a ninguna parte» y se fue, insistiendo en que «no hizo nada allí», solo entrenó para un posible conflicto al regresar a Cuba. Más tarde fue llamado a testificar en un caso relacionado con Omega 7 y, a pesar de no ser miembro, se negó a hablar, dijo. Esa negativa le costó casi cinco años de prisión.

«El mismo informante en el caso dijo que no era miembro de Omega 7», señaló Sánchez. Nunca fue declarado culpable de ninguna acusación de actividad violenta y solo tiene su única condena, por desacato civil, en el expediente.

El incidente de Elián González está retirado durante décadas de la acusación Alpha 66. Para entonces, el Movimiento de Democracia de Sánchez se había establecido a través de las protestas de la flotilla y respondió rápidamente a los pedidos de ayuda de la familia González contra el potencial de que la administración Clinton deportara a Elián, de seis años, sin el debido proceso. Sánchez acampó afuera de la casa con simpatizantes de la familia, quienes rodearon la casa con carteles de protesta e imágenes de Jesús.

Ramón Saúl Sánchez celebra una vigilia de oración en Miami, Florida, 5 de abril de 2000 (Foto de Joe Raedle).

«Durante [the] Elián [crisis]Le dije a los funcionarios que vinieran con una ordenanza y se lo llevaran. No entres agresivo porque hay mucha gente, las tensiones son altas y tú entras agresivo, y podría haber repercusiones y no puedes controlarlo «, recordó Sánchez. “Y, de hecho, eso es lo que sucedió. Me detuve frente a la puerta cuando entraron y me golpearon en la cabeza con un arma de fuego, me dejaron inconsciente. Se llevaron al niño sobre mi cuerpo «.

Sánchez recordó que lo primero que hizo cuando recuperó la conciencia la noche en que Reno envió a los agentes del INS para secuestrar a González a punta de pistola fue tratar de hacer las paces, evitando que un agitador conocido intente convencer a la multitud de que arroje piedras a los reporteros de CNN.

«En tiempos de crisis, nosotros [the Democracy Movement] han sido un factor en la reconciliación «, argumentó.

«Quizás más que nadie, ha mantenido bajo control las tendencias violentas de la coalición Save Elian, que incluye una serie de grupos desde críticos de mentalidad liberal del socialismo cubano hasta fanáticos que odian a Castro», dijo el izquierdista. Miami New Times dijo de Sánchez en ese momento, un raro cumplido en el pasillo durante una de las crisis políticas más acaloradas del siglo actual.

Chip Somodevilla / Getty Images

MIAMI – 2 DE AGOSTO: Norman DelValle (L) y Ramón Saúl Sánchez preparan su bote llamado Derechos Humanos el 2 de agosto de 2006 cerca de Miami, Florida. (Foto de Chip Somodevilla / Getty Images)

«Dirigí protestas durante Elián González, y ellos [the U.S. government] nos consideró la facción moderada. Cuando sacamos gente, nos aseguramos de que la gente no cometiera ningún acto extremo. Queríamos que las familias, no los gobiernos, decidieran el caso ”, insistió Sánchez a Breitbart News.

Las flotillas del Movimiento de la Democracia fueron gestos simbólicos y pacíficos de entrar en aguas cubanas como miembros de la diáspora cubana para reclamar un reclamo en la historia del pueblo cubano. Recordó a Breitbart News una flotilla específica organizada en respuesta al hundimiento del remolcador del 13 de marzo.

El 13 de julio de 1994, 63 cubanos huyó hacia América en el 13 de marzo remolcador. El gobierno cubano interceptó el bote, a pesar de que La Habana activó el balsero («Viga») se dirigió hacia los Estados Unidos luego del colapso de la Unión Soviética, y utilizó mangueras de agua a presión para hundirla. De los que estaban a bordo, 41 murieron, incluidos al menos diez niños. El más joven tenía seis meses.

«Fuimos a recordar a los niños asesinados en el 13 de marzo. … El régimen cubano estaba muy molesto por eso, y el gobierno de los Estados Unidos creó un decreto presidencial contra nosotros para que no pudiéramos entrar en aguas cubanas, nuestras aguas «, explicó Sánchez. El grupo entró en aguas cubanas para exigir a La Habana que retire los restos de las víctimas y las envíe de vuelta a las familias e instar al mundo a actuar contra el régimen asesino.

Cuando se les preguntó qué estaban haciendo específicamente las personas en los barcos en el Caribe, si representaban una amenaza para Cuba o los Estados Unidos, Sánchez dijo: «Arrojen flores».

“Entramos en esas aguas porque esas son nuestras aguas. Soy cubana Pregunto a personas de otras nacionalidades: si alguien de otro país te dijo que no puedes entrar en tus propias aguas, ¿quién tiene razón: el que te dice que no puedes entrar, o tú? » Sánchez preguntó. «Si el dictador de su país le dice que usted, como cubano, no puede ingresar a su propio país, en sus propias aguas, porque su ideología es diferente a la suya, quién tiene razón: el dictador que le quita su derecho internacionalmente reconocido, o usted como ciudadano?

Sánchez predice una sentencia de muerte a cadena perpetua para él si es deportado.

«Definitivamente, si me envían a Cuba, me dispararán [before a firing squad]. … Piensan que soy lo peor. … Me ejecutarán o me encarcelarán de por vida ”, dijo.

El caso de Sánchez se ha convertido en el centro de atención en un momento en el que la oposición a la deportación de niños que buscan asilo en Estados Unidos se ha convertido en un tema de debate principal en la izquierda estadounidense. Prominentes demócratas se han unido a un llamada de montaje a la izquierda para abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la agencia sucesora del INS que atacó violentamente a Sánchez para deportar a Elián González. Los grupos de izquierda tienen protestado fuera de los centros de detención de ICE, alegando que los niños que ingresan ilegalmente al país tienen derecho a quedarse.

Ninguno de los activistas prominentes que afirman defender a los niños migrantes hoy ha dicho una palabra en defensa de Sánchez, quien personalmente enfrenta la deportación por, en parte, haberse opuesto a las deportaciones violentas de niños. Ningún candidato demócrata 2020 ha mencionado su caso. El grupo de jóvenes demócratas de alto perfil que se hace llamar el «escuadrón» – Rep. Rashida Tlaib (D-MI), Rep. Ilhan Omar (D-MN), Rep. Alexandria Ocasio-Cortéz (D-NY), y Rep. Ayanna Pressley (D-MA): no ha convertido la potencial deportación de Sánchez en una causa célebre. Presuntamente, los grupos pro-inmigrantes pan-latinos han permanecido en silencio.

Sin embargo, Sánchez ha recibido un apoyo significativo de activistas latinos y funcionarios gubernamentales en Miami. La semana pasada, el gobierno de la ciudad de Miami aprobó un resolución «Instando a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) a reevaluar y otorgar a Ramón Saúl Sánchez la solicitud de residencia permanente».

«Tengo la mayor esperanza de que el gobierno use esto como el respaldo de una comunidad, de una ciudad, no solo de una persona», dijo el alcalde Francis Suárez dicho TV Martí, con sede en Miami:

Al día siguiente, los latinos anticomunistas en Florida se reunieron frente a la Freedom Tower de Miami en apoyo de Sánchez. Además de los miembros de grupos cubanos en el exilio como la Brigada 2506, el grupo que luchó en la Bahía de Cochinos, también apareció el presidente de la Organización de Venezolanos Políticos Perseguidos en el Exilio (VEPPEX).

«Apoyando a nuestro hermano en la comunidad de exiliados cubanos», Ramón Saúl Sánchez. La administración del presidente Trump debería otorgarle el estatus de residente permanente. ¡Te apoyamos hermano! El líder de VEPPEX, José Antonio Colina, escribió en Twitter:

Los grupos anticomunistas cubanos dentro y fuera de la isla han expresado su apoyo, dando fe de que Sánchez es un digno residente permanente de los Estados Unidos.

«Ramón Saúl Sánchez representa a una generación de cubanos en Estados Unidos con un profundo compromiso de por vida con los derechos y libertades del pueblo cubano», dijo a Breitbart Orlando Orlando Gutiérrez Boronat, de la Dirección Democrática Cubana con sede en Miami. “Es un hombre profundo, responsable y trabajador, y un pilar de su comunidad; su residencia legal y permanente aquí es una ventaja para los Estados Unidos «.

El jefe de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que se cree que es la organización disidente más grande que opera abiertamente en la isla, publicó un video en Youtube instando al USCIS a reconsiderar el caso de Sánchez.

«Creemos que esta decisión es incorrecta», José Antonio Ferrer dijo. “Este es un defensor de la libertad, la democracia y los derechos humanos. Un enemigo del comunismo: el mismo comunismo que tanto ha intentado contra la libertad de nuestro continente y que tanto daño ha hecho a los Estados Unidos «.

«No solo muchos agentes de Castro obtienen la residencia», afirmó Ferrer, sino que «incluso se convierten ciudadanos de los Estados Unidos actuar desde adentro contra esa gran nación. Es realmente desconcertante para nosotros que, si bien le niegan la residencia permanente a esta persona honesta … las personas que realmente no lo merecen lo están recibiendo «.

En respuesta a una consulta de Breitbart News, USCIS confirmó que la denegación de una solicitud de residencia permanente podría dar lugar a procedimientos de deportación y, en general, la apelación no es posible, aunque el solicitante puede presentar una moción para reconsiderar el caso. Un solicitante en un caso como el de Sánchez, que cree que existe una amenaza significativa para su vida o libertad si regresa a casa, puede iniciar un procedimiento defensivo para permanecer en el país, pero esa opción no está abierta hasta que los procedimientos de expulsión contra una persona tengan empezado

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.



Publicado en Breibart

Acerca de Opinión Cubana 212 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodistica, la veracidad y la calidad de nuestra informacion.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario