Disidente cubano exiliado teme por su vida pero se niega a ingresar ilegalmente a los EE. UU.

Daniel Llorente, un disidente cubano prodemocrático expulsado por la fuerza a Guyana por «crímenes» como agitar una bandera estadounidense, dijo a Breitbart News que teme por su vida en Guyana, pero no tiene forma de irse.

Llorente no eligió emigrar a Guyana ni huyó. Fue forzado a punta de pistola a comprar un boleto de avión de ida y a agentes de seguridad del estado cubano lo llevaron a un vuelo. Los funcionarios de Guyana nunca lo procesaron en la aduana como lo hacen los extranjeros. No es un refugiado ni un inmigrante. Él no existe legalmente en Guyana.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) certificado Llorente como un solicitante de asilo verificado, ofreciéndole una apariencia de legalidad y evitando que Guyana lo deporte a Cuba. Sin embargo, su certificación no ofrece un estatus migratorio estable ni le permite trabajar en el país, lo que hace imposible una vida normal allí.

«Nunca fue mi intención abandonar el país [Cuba]», Le dijo a Breitbart News en una conversación el martes. «Mi intención desde que me encarcelaron injustamente fue librar una guerra pacífica [campaign] directamente contra la dictadura «.

«Me dieron dos opciones: salir del país pacíficamente o ir a la cárcel», recordó.

Llorente desapareció durante días antes de finalmente resurgir en Guyana, como Breitbart News revelado en mayo de 2019. Desde entonces, ha podido llegar a fin de mes con la ayuda de las Naciones Unidas y los trabajos ocasionales ofrecidos por un amigo de Guyana, pero su ayuda de la ONU expira en mayo y el gobierno de Guyana no ha hecho nada para ofrecerle ningún tipo de asistencia legal razonable. estado: expulsarlo o dejarlo trabajar.

Llorente dijo que ha tenido problemas para buscar ayuda o encontrar trabajo en Guyana, en parte porque los agentes del gobierno cubano lo calumniaron para ayudar a organizaciones y posibles empleadores.

«Pusieron en mi expediente que yo era el peor, así que cualquier organización que intente ayudarme, cuando miran mi expediente, me toman por un criminal», dijo Llorente.

Llorente expresó temor por su vida. Señaló que recientemente había sido víctima de un robo, pero logró escapar antes de ser herido.

«La situación en este país es crítica, los extraños no tienen seguridad, el 20 de febrero mataron a un cubano y no pasó nada», señaló Llorente. Otredis Duarte González, ciudadano cubano de 34 años, era Disparo a muerte ese día, presuntamente por una pandilla de hombres armados en motocicletas. «Este no es un país seguro para mí».

«Si su [the Castro regime’s] la estrategia en cualquier momento es eliminarme, y estoy seguro de que este es el caso porque espero algo de ellos, saben que este es un país que, si no puedo salir de allí, tendré que irme a través de [U.S. southern] frontera y ese es también un lugar donde pueden desaparecerme «, dijo Llorente. «No puedo darles la oportunidad».

En una carta al Secretario General de la ONU, Antonio Gutérres, compartida con Breitbart News, Llorente ahora está pidiendo ayuda a la agencia para encontrar una manera de existir legal y permanentemente, en algún lugar de la tierra. Su carta, reproducida a continuación, solo pide «una solución clara a mi situación».

«Un funcionario de la ONU me dijo el 20 de febrero que no tienen solución para mi caso», se lamentó Llorente a Breitbart News.

A Llorente le gustaría venir a Estados Unidos porque siempre ha adorado al país, dijo, pero se niega a hacerlo ilegalmente. En la embajada de Estados Unidos en Georgetown, dice que le dijeron que las embajadas ya no pueden procesar las solicitudes de asilo. Llorente aún no ha intentado solicitar el estatus de refugiado, que los estados del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los EE. UU. (USCIS) pueden ser aplicado para «solo de fuera de los Estados Unidos».

También intentó contactar a los funcionarios mexicanos para obtener una visa humanitaria, pero la embajada no lo vio en dos ocasiones, dijo.

Repitió su adoración por los Estados Unidos a Breitbart News, sin embargo, compartió fotos de sí mismo en Georgetown, Guyana, ondeando su bandera estadounidense. También ha colocado imágenes del presidente Donald Trump en algunas de sus prendas y su bicicleta.

«Incluso a veces me sorprende ver cuánto amo realmente a los EE. UU.», Dijo a Breitbart News, y agregó a Trump: «Siento un gran respeto y admiración por él porque veo su deseo de hacer el bien y está tomando medidas serias». para controlar la seguridad en su país y poner fin a las dictaduras en [Latin] America. Estoy convencido de que Dios levantó a Donald Trump como presidente para llevar el orden al mundo «.

La fe cristiana de Llorente está indisolublemente ligada a su admiración por los Estados Unidos y al desprecio por el comunismo. En declaraciones a Breitbart News a su llegada a Georgetown el año pasado, Llorente dijo que los agentes del gobierno cubano le permitieron traer solo una mochila con la que llevaba una Biblia, una copia de la Constitución de los Estados Unidos y un libro sobre historia estadounidense. Llevaba solo la ropa que llevaba puesta.

Llorente pasó nueve años en prisión en Cuba por cargos falsos de «obstrucción de la justicia» por exhibir un cartel anticomunista en 2002. Al salir de la prisión, tomó el activismo independiente y se calificó a sí mismo como «el hombre con la bandera», saludando a un estadounidense bandera públicamente para desafiar el régimen comunista.

Llorente alcanzó prominencia internacional en 2007 cuando interrumpió el desfile del Primero de Mayo de ese año, una celebración del marxismo el 1 de mayo, al adelantarse al desfile programado del Primero de Mayo con una bandera estadounidense. Los agentes de seguridad del estado cubano lo golpearon frente a la cámara y el régimen de Castro lo obligó a ingresar a una institución mental donde dice que fue drogado y torturado.

Funcionarios cubanos insistieron en que necesario atención de salud mental para «creer en Dios».

Inclinándose ante la presión internacional, el régimen cubano lo liberó de la institución mental, deteniéndolo regularmente para evitar que interrumpiera eventos comunistas prominentes. En mayo de 2019, las autoridades lo detuvieron a él y a su hijo Eliezer para evitar que organizaran otra protesta en la protesta anual del Primero de Mayo.

Luego, de repente, abruptamente, los agentes de seguridad del estado cubano lo obligaron a comprar un boleto de avión de ida a Guyana. Si no obedecía, dijo Llorente, le dijeron que lo «desaparecerían», sugiriendo prisión de por vida o muerte.

El caso de Llorente no es único: bajo la presión de las organizaciones internacionales de derechos humanos, el régimen de Castro está optando por deshacerse de los disidentes problemáticos en terceros países donde los cubanos no necesitan visas para viajar; Guyana parece ser un destino particularmente popular. La ONG Cuban Prisoners Defenders, que lucha por los derechos de los disidentes cubanos, publicó un estudio en junio de 2019. revelador que los casos de exilio forzado «ocurren en la escala de cientos anualmente, y que han afectado a miles de activistas de derechos humanos, periodistas independientes, artistas disidentes, líderes religiosos y otros grupos pacíficos organizados. El número de aquellos que no pertenecen a ningún grupo, y aquellos de los que nadie ha tenido noticias, podría [increase] los casos a muchas veces el número deducido por este estudio «.

Llorente no pertenece a ningún grupo disidente cubano organizado.

A continuación, la carta que Llorente ha escrito al Secretario General de las Naciones Unidas Guterres:

Mi nombre es Daniel Llorente Miranda, ministro y embajador de Jesucristo.

En la 74a Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Nayib Bukele [of El Salvador], durante sus primeros comentarios a un evento tan importante, declaró públicamente lo siguiente: «Las Naciones Unidas tienen fuertes recursos económicos para resolver los mayores problemas del mundo, pero el formato es obsoleto».

Vale la pena señalar que la dictadura en Cuba se ha prolongado durante 60 años. No es necesario repetir lo que sucede diariamente en Cuba; y la propia ONU, la organización que preside, ha estado ofreciendo apoyo moral y financiero todos estos años y continúa haciéndolo a través de ONG que solo sirven para ayudar a la mafia dictatorial de Castro. No espero ser el que cambie las cosas.

El 20 de febrero de 2020, mataron a un cubano en su camino al trabajo y no pasó nada. Guyana no es un país seguro para los extranjeros. Justo ese día, le mencioné al oficial que me ayudaba en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) mi temor de seguir viviendo en Guyana. Ya han intentado robarme y, gracias a Dios, corrí y no pudieron atraparme. Puedo decir categóricamente que vivo sin calma e infeliz en este país.

Por esa razón, refiriéndome al Preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos de su organización, que prometió respetar y obedecer, solicito de acuerdo con esta ley universal una solución clara a mi situación según los Artículos 2 y 9 y el derecho a viajar libremente y elegir el territorio de un Estado, según los artículos 13 y 14.

Espero una solución a mi caso, con la confianza en su buena voluntad de nunca rendirme y el compromiso con lo que dijo en su mensaje en el Día de las Naciones Unidas: «no dejar a nadie atrás, y defender la dignidad de todos y por el bien de todos como Naciones Unidas «.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.

Publicado en Breibart

Acerca de Opinión Cubana 212 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodistica, la veracidad y la calidad de nuestra informacion.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario