No se gobierne con mentiras – The American Mind

                    La mayor amenaza para un régimen deshonesto es una ciudadanía dispuesta a nombrar sus mentiras.

                    Estados Unidos está gobernado por una élite cuyo estatus y poder dependen de hacer cumplir ciertas falsedades.  No me refiero a las mentiras comunes que generan un escándalo olvidable lanzado al público como un tiroteo.  Me refiero a mentiras centrales y fundamentales, sobre la base de las cuales se mantiene el régimen que actualmente gobierna Estados Unidos: que todavía somos inequívocamente una democracia, en lugar de una oligarquía que parece encaminarse hacia una tiranía;  que las diferencias entre hombres y mujeres son ficciones sociales o que las mujeres pueden operar en el mundo sin referencia a los hechos de la biología;  que somos una nación de inmigrantes;  y, por supuesto, las interminables mentiras sobre la raza.

No es que debamos exigir una verdad enrarecida en la política. Sin duda, todo régimen tiene mitos. Las aristocracias del pasado, para quienes el nacimiento determinaba quién era el mejor o quién merecía gobernar, ciertamente tenían mitos sobre el derecho divino y el gobierno hereditario. Pero estos mitos eran del tipo que Platón habría llamado nobles: apuntalaban instituciones que lograron producir una gran cantidad de excelencia humana. El período de 400 años desde Shakespeare y Bacon hasta Churchill produjo no poco fruto histórico mundial en casi todas las generaciones.

Pero las mentiras de hoy no producen ni inspiración ni estabilidad. No son ni ennoblecedores ni saludables. En cambio, sirven a la élite gobernante y están a expensas del bienestar psíquico y físico de la ciudadanía. Estas mentiras a veces se imponen debido a intereses poderosos, a veces por una creencia sincera y, a veces, por malicia y el deseo de dañar.

¿Cómo estas mentiras sirven directamente a nuestras clases dominantes? Ciertamente, en parte tiene que ver con repartir la riqueza de la nación y expandir sus propias filas. Mire, por ejemplo, el archipiélago de ONG/sin fines de lucro financiado por gobiernos estatales y federales, fundaciones y entidades extranjeras. Esta arquitectura supuestamente caritativa apoya a una amplia clase de activistas agresivos y profesionalizados, junto con funcionarios de correo electrónico y PowerPoint, cuyo sustento depende de la propagación de estas mentiras. No he visto un cálculo preciso del tamaño de esta industria, pero es probable que sea de cientos de miles de millones de dólares al año. Pero sería un error pensar que es solo una estafa financiera.

¿Y por qué se creen las mentiras? Hay una doble psicología que lo explica: la clase creyente está desesperada por creer en la justicia de su sumisión y en la purificación moral que de ella se deriva. Esta purificación moral, a su vez, valida la supremacía de los creyentes: la supremacía de los únicos que conocen la justicia y cómo finalmente alcanzarla. De la culpa a la pureza del título a la regla, en una sola lectura de Ibram X. Kendi.

Lo interesante es cómo la clase creyente se relaciona con la clase de poder puro. A menudo, las mentiras (especialmente aquellas sobre raza, sexo e inmigración) se utilizan como escudos humanos para activar a las clases creyentes y de las ONG a fin de silenciar su oposición. La clase de poder en bruto es al mismo tiempo la más previsora ​​y la menos previsora: mientras que, con mucho, la más inteligente, no ve completamente que si alguna vez tiene éxito total, estará gobernando una nación sin valor. Quizás algunos, en cambio, lo sepan.

El aparato del régimen para eludir o frustrar la simple declaración de la verdad está finamente perfeccionado. Aquellos que tienen la temeridad de cuestionar las falsedades al principio reciben una advertencia, que consiste en una dosis de histeria dirigida, diseñada para manipular emocionalmente al ofensor y reemplazar el pensamiento adicional con el arrepentimiento. Como ofensor de los ídolos y sus ejecutores, debes twittear: “Lamento lo que he dicho. No creo, y nunca creeré, mis propias palabras. He cambiado fundamentalmente en las últimas horas. Y ahora estoy haciendo una donación de $10,000 a mis captores. Que continúes con tu excelente trabajo contra personas como yo”.

Los que no se arrepienten reciben una inyección de refuerzo de la medicina correctiva de la fuerza institucional de la clase dominante: su estado de información. Este aparato consiste en las industrias de la imagen y la opinión, la prensa, las grandes tecnologías, todas las cuales ahora trabajan juntas para destruir las vidas de los interrogadores y, lo que es más importante, las preguntas mismas. La capacidad para hacer esto último aún no está perfeccionada, pero están trabajando en ello.

Si esto no fuera suficiente, se está desplegando más y más fuerza real, que ahora viene en dos sabores. Primero, las turbas callejeras informales, armadas y enmascaradas, cuyas acciones quedan impunes. Pero la era de la aplicación de la ley a través de estos medios informales puede estar llegando a su fin, mientras que la siguiente fase, la persecución estatal oficial y abierta, ya está en marcha. ¿Cuántos estadounidenses son clasificados como extremistas violentos domésticos por el gobierno federal para justificar el uso de la fuerza o técnicas de espionaje contra ellos? ¿Cuántas juntas escolares deben ser atacadas por los federales por resistirse a las mentiras del régimen? Las mafias y los federales parecen tener una tregua tácita: imponen las mismas mentiras y se mantienen fuera del camino de los demás.

Esto puede sonar como una imagen desesperada, pero no lo es. Si bien nuestras élites poseen cada vez más instrumentos de poder duro y blando, una parte cada vez mayor de la población confía menos en ellos e incluso los detesta. Con esta situación viene el peligro, pero también la oportunidad. A medida que se erosiona la pátina de la legitimidad de la clase dominante, hay un poder creciente en la simple honestidad. El hecho de que la clase dominante se sienta tan amenazada por la verdad representa una apertura. El velo se puede levantar para suficientes personas. Y este es el núcleo del movimiento político actual.

El comienzo de este movimiento consiste en nombrar las mentiras, para que puedan ser refutadas con mayor eficacia. Seguirá una serie de ensayos, originalmente entregados como comentarios públicos en mayo de 2022 en el Centro para el Estilo de Vida Estadounidense del Instituto Claremont en Washington, DC, que aclararán algunas de estas mentiras de la clase dominante para que pueda seguir un debate serio y enérgico y una organización política.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar