Cinco mitos sobre China – The American Mind

                    Y por qué van a hacer que nos maten.

                    <p style="font-weight: 400;">La era digital fue un subproducto de la victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría.  En 1973, los misiles tierra-aire soviéticos destruyeron 100 aviones estadounidenses volados por Israel.  Las armas antitanque soviéticas eran las mejores del mundo.  América fue diezmada por Vietnam.  El precio del petróleo se cuadriplicó, en detrimento de Estados Unidos y ventaja para Rusia.  El dinero inteligente apuesta por una victoria rusa en la Guerra Fría.</p>

Pero en 1982, la aviónica estadounidense e israelí destruyó casi 100 fuselajes rusos en un día de combates en el valle de Beqaa. Entre esos dos hitos, inventamos todas las tecnologías de la era digital, todas con investigación básica financiada por el Pentágono. El presupuesto federal de desarrollo fue de casi el 1% del PIB, frente al 0,3% actual. Cuando Reagan anunció la Iniciativa de Defensa Estratégica en 1983, Rusia concluyó que no podía competir con la tecnología estadounidense y el comunismo cayó. Eso fue brujería de alta tecnología. Hoy tenemos aprendices de brujo jugando juegos de guerra con Taiwán.

Fuente: Fundación Nacional de Ciencias

50 años después, la llamada Cuarta Revolución Industrial presenta desafíos tan graves como los de la Guerra Fría, pero estamos mucho menos preparados para enfrentarlos. Los 2.000 misiles tierra-barco de China cambian las reglas del juego, como los SAM rusos de 1973, o los bombarderos en picado y los aviones torpederos que eliminaron al acorazado como plataforma de primera línea al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. China tiene la ventaja sobre nosotros en la construcción de armas hipersónicas (ese término no aparece en el libro del estratega de Trump Elbridge Colby, Strategy of Denial), para el cual actualmente no hay defensa. La “Estrategia de negación” de Bridge no ofrece una evaluación del impacto revolucionario de los misiles antibuque, lo que significa que ni siquiera está equivocada; es simplemente irrelevante para la crisis que enfrentamos ahora.

CSIS realizó un juego de guerra reciente sobre una guerra entre Estados Unidos y China por Taiwán. En el escenario central, EE. UU. pierde dos portaaviones y 700 aviones, mientras que China pierde 150 barcos. Pero el juego contiene suposiciones que los analistas chinos ridiculizan, por ejemplo, la presencia de un Regimiento Litoral de la Marina en Taiwán para luchar contra los invasores chinos. A menos que vayan como turistas, los marines nunca llegarán a Taiwán. Un intento de trasladar tropas estadounidenses a la isla con la fuerza necesaria para el combate provocaría una preferencia por parte del continente.

Lo mismo ocurriría con la llamada acumulación de armas de puercoespín en Taiwán. Ese es el escenario de los “sonámbulos” del que han advertido el almirante James Stavridis y otros, en referencia al estallido de la Primera Guerra Mundial: si un lado se moviliza, el otro no tiene más remedio que adelantarse, y la guerra se vuelve inevitable. Es fantasioso esperar que Beijing se quede de brazos cruzados mientras elevamos el costo de la reunificación.

Haga los cálculos: ¿cuál es la probabilidad de que un misil chino golpee un barco estadounidense en movimiento? ¿Cuál es la proporción de misiles que podemos derribar? Multiplica cualquier número que elijas por 2000 y el resultado es catastrófico. Hizo falta el hundimiento del Bismarck, la flota italiana en Taranto, el Repulse y el Príncipe de Gales, y la flota estadounidense en Pearl Harbor para convencer a las armadas del mundo de que los aviones torpederos y los bombarderos en picado baratos hacían obsoleto al acorazado. Esperemos que no tengamos que aprender la misma lección de la misma manera.

Durante una generación, Taiwán ha pretendido armarse y el continente ha pretendido ser disuadido. Los jóvenes de Taiwán no quieren ser gobernados por los jefes del partido de Beijing, pero tampoco quieren hacer más de cuatro meses de servicio militar. Taiwán no puede encontrar pilotos para los F-16 que nos compra. Mientras tanto, dos millones de taiwaneses trabajan en el continente, donde Taiwán ha invertido 200.000 millones de dólares. Podemos patear esa lata en el camino mientras reconstruimos nuestra fuerza. O podemos pelear una guerra ahora que probablemente perderemos.

Una mitología peligrosa

En este momento estamos trabajando bajo cinco mitos sobre China que podrían hacer que muchos de nosotros nos maten.

Mito #1: Estados Unidos está enriqueciendo a China y puede debilitarla al reducir las importaciones, la inversión, etc.

Las exportaciones de China a EE. UU. cayeron al 2% de su PIB en 2021 desde el 9% en 2005.

Fuente: Reserva Federal de St. Louis

No obstante, el nivel absoluto de las exportaciones chinas a los EE. UU. ha aumentado un 50 % desde que entraron en vigor los aranceles de Trump en agosto de 2019. Seis billones de dólares de estímulo compraron productos chinos en lugar de estadounidenses, porque nuestras cadenas de suministro chirriantes no pueden hacer frente a un aumento en pedir.

Fuente: Oficina de Estadística de China/Macrostrategy LLC

China tiene un superávit comercial de un billón de dólares, lo que significa que exporta capital. Tenemos un déficit comercial de 1,4 billones de dólares, lo que significa que importamos capital. De hecho, hemos importado $18 billones netos de capital en los últimos 30 años para cubrir nuestros déficits. Impedir que los estadounidenses inviertan en China es una pérdida de tiempo.

Mito #2: China depende de la tecnología estadounidense robada.

China no robó los conocimientos técnicos de EE. UU. para construir un misil hipersónico que puede dar la vuelta al mundo y alcanzar su objetivo, porque no sabemos cómo hacerlo. China compra y roba mucha tecnología de Occidente. Pero China lidera en campos clave de alta tecnología, en particular, incluidas las comunicaciones de banda ancha.

China ahora gradúa siete veces más ingenieros y científicos que nosotros cada año. De acuerdo con la Noticias de EE. UU. Clasificación de 2021, China tiene 21 de los 50 mejores programas de ingeniería del mundo. China recluta a sus mejores graduados en su industria militar. El nuestro trabaja para empresas de Big Tech que no trabajarán para el Pentágono. Por algunas medidasla calidad y la cantidad de la producción científica de China supera la nuestra.

Vertimos $ 6 billones por el desagüe en guerras eternas y dejamos que nuestras industrias se atrofien. Nos hicimos esto a nosotros mismos, y es hora de que enfrentemos nuestros propios fracasos en lugar de buscar a alguien a quien culpar.

Mito #3: China enfrenta un colapso demográfico.

Todo el mundo industrial se enfrenta al declive demográfico. Japón, Corea del Sur y Taiwán están peor que China. Con sólo un hijo por mujer, la población en edad laboral de Taiwan caerá de 16 millones a 5 millones en el transcurso del siglo. El estatus de Taiwán se resolverá mediante la autocontracción. Corea del Sur está desapareciendo aún más rápido, lo que hace probable la reunificación con el Norte a mediados de siglo.

Fuente: Programa de Población de la ONU

Hay dos remedios posibles para una fuerza laboral en declive: importar trabajadores jóvenes o exportar capital al lugar donde viven los trabajadores jóvenes. La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China planea asimilar a más de mil millones de personas del Sur Global a la esfera económica de China.

La formación china del Sur Global está en pleno apogeo. Las exportaciones de China al Sur Global casi se duplicaron en los últimos dos años y son el doble de sus exportaciones a los EE. UU.

Fuente: Oficina de Estadística de China/Macrostrategy LLC

Por ejemplo, Huawei está construyendo el sistema de banda ancha de Indonesia y capacitando a 10 000 funcionarios en seguridad cibernética. China está asimilando el sudeste asiático a su economía a través del tren de alta velocidad. BRI tiene muchos fracasos, pero lo que debería asustarnos es el éxito de China. Tenemos 750 bases extranjeras. China tiene exactamente uno. Imaginamos que China quiere gastar billones para proyectar poder militar en todo el mundo, porque creemos que China es tan estúpida como nosotros. Queremos hacer del mundo un lugar seguro para la democracia. China quiere controlar la vida económica de miles de millones.

Mito #4: China quiere apoderarse de Taiwán porque está dirigida por un partido marxista-leninista expansionista que odia y teme a la democracia.

China es marxista de la misma manera que la mafia es católica. Se toman estas cosas en serio, pero el pragmatismo despiadado guía sus acciones. La integridad territorial de China es una razón de estado de cualquier régimen chino, comunista o no. China no es un estado-nación sino un imperio políglota que se ha desmoronado innumerables veces en su historia, casi siempre como resultado de la intervención extranjera. Una provincia separatista es una amenaza existencial para la integridad de este o cualquier otro estado chino. Algunos de nuestros halcones piensan que deberíamos promover la desintegración de China, y las sospechas chinas sobre nuestras intenciones no pueden exagerarse. No se hagan ilusiones: China irá a la guerra por Taiwán.

De la misma manera, China aceptará una continuación indefinida del statu quo de Taiwán para evitar el riesgo y el alto costo de la guerra. En el mejor de los casos, una guerra entre Estados Unidos y China desencadenaría un colapso económico mundial y amenazaría el mandato del PCCh en China.

Mito n.º 5: podemos disuadir a China trasladando las fuerzas militares a Asia y aumentando las capacidades convencionales.

La América de 1973 no pudo vencer a la Unión Soviética. Pero Estados Unidos se convirtió en un país diferente en 1982. Para enfrentar el desafío chino, debemos reinventarnos nuevamente. A menos que pensemos en trillones, no en miles de millones, estamos perdiendo el tiempo.

Tenemos cinco gatos para ponerles el cascabel:

  • Necesitamos financiar I+D federal al nivel de Reagan, es decir, un 1% adicional del PIB, o aproximadamente $2 billones durante diez años;
  • Necesitamos una revisión radical de la política fiscal y regulatoria para favorecer la fabricación intensiva en capital;
  • Necesitamos subsidios selectivos para industrias de misión crítica;
  • Necesitamos cambiar las prioridades educativas hacia la ingeniería y las ciencias duras; y
  • Necesitamos cambiar las prioridades de defensa de los sistemas heredados hacia la innovación, incluida la defensa antimisiles basada en el espacio, las armas de energía dirigida, la guerra cibernética y los enjambres de drones.

No puedo ser específico sobre nuestro camino de regreso al liderazgo tecnológico. En 1973, nadie sabía que la fabricación de chips CMOS pondría un radar de observación en los F-15 para 1978. Desatamos la creatividad y el espíritu empresarial estadounidense, y reinventamos la tecnología militar y civil. La innovación es nuestra gran ventaja sobre China. Requerimos el coraje de confiar en ello.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar