Padres de un bebé asesinado en su visita al médico huyen de Cuba tras las amenazas de prisión

Los padres de una niña de un año que murió después de recibir una vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) en La Habana, Cuba, huyeron del país el mes pasado, revelaron el miércoles, después de que la policía amenazó con arrestarlos si mantenían Respuestas públicas exigentes.

Las autoridades cubanas aún no han explicado por qué Paloma Domínguez Caballero murió el 9 de octubre, pero han despedido la posibilidad de una falla en la vacuna MMR que recibió Domínguez. Otros cuatro niños también exhibieron lo que el gobierno cubano llamó reacciones «adversas» a la vacuna en el mismo centro médico al que asistió Domínguez, la clínica gubernamental Betancourt Neninger.

El segundo presidente de Cuba, el «Presidente» Miguel Díaz-Canel, publicó un mensaje lamentando el uso de la muerte de Domínguez por presuntas razones «políticas».

El partido comunista cubano tiene un grabar de asesinar a infantes, la más prominente Helen Martínez Enríquez, de seis meses, en lo que ahora se conoce como la «masacre de remolcadores» de 1994.

La madre Yaima Caballero lanzó una campaña en línea en busca de justicia para su hija poco después de su muerte, solicitando a los partidarios que compartan una foto de Paloma para crear conciencia y presionar al régimen comunista para que ofrezca respuestas. Ella acusó al régimen de «matar» a su hija.

Ahora, Caballero confirmó a la tienda independiente cubana 14 y medio que ella y su esposo Osmany Domínguez Soler se fueron del país a México después de que las autoridades la amenazaron con pasar tiempo en prisión y agilizaron su solicitud de pasaporte, una señal que tomó para indicar que el régimen la quería fuera del país.

Caballero publicó una foto en Twitter con su familia el miércoles, aparentemente confirmando su partida de Cuba.

«Así es como funciona todo, es una pena, pero nadie me callará», escribió.

Antes de publicar la foto, Caballero dijo en las redes sociales que no tenía «nada que perder» y que no dejaría de exigirle al régimen que respondiera por la muerte de su hija.

«Me amenazaron con eso si seguía haciendo acusaciones infundadas, iría a la cárcel», dijo Caballero al medio, usando el término que los agentes de seguridad del estado cubanos usaron para describir su campaña en línea. «Tuve que dejar el país porque no tengo ganas de callarme».

Según Caballero, el gobierno solicitó una reunión con ella y Domínguez, supuestamente para actualizarlos sobre la investigación de la muerte de su hija. En lugar de ofrecer noticias, los agentes de seguridad del estado tomaron los teléfonos de la pareja, los interrogaron sobre asuntos profundamente personales: «me preguntaron cuándo fue mi primera menstruación», señaló, y los amenazaron con pasar tiempo en prisión.

«Todo el tiempo dijeron que sabían sobre nuestras publicaciones en las redes sociales», dijo Caballero a 14 y Medio, diciéndole que había hecho «acusaciones muy graves y falsas» contra el gobierno y que no podía acusar al régimen de «matar». «Paloma».

Ella respondió pidiendo el procedimiento formal para presentar cargos por homicidio «porque lo que sucedió aquí es homicidio … No sé quién o qué, pero lo que sí sé es que mataron a mi hija».

El régimen comunista cubano usa varias leyes para encarcelar a los disidentes, más comúnmente el crimen de desacato («Desprecio» contra el régimen). Caballero dice que los agentes la amenazaron con difamación criminal contra el régimen.

En comentarios separados a la salida CubanetCaballero dijo que los vecinos le habían advertido durante semanas que los agentes de seguridad del estado estaban monitoreando su casa antes de que ella decidiera irse. No tenía pasaporte cuando ella y su esposo hicieron planes para viajar a México, pero su solicitud tardó tres días en lugar del estándar 20.

«No hace falta decir lo que eso significa», suspiró a Cubanet.

«No puedo volver a Cuba, lo dejaron claro, al menos por ahora, pero ya dije todo lo que tenía que decir allí, y aquí seguiré exigiendo justicia para mi hija», dijo Caballero desde México.

En los últimos dos años, el régimen cubano adoptó la expulsión forzosa de Cuba como una estrategia para silenciar a los críticos del régimen. En al menos dos casos conocidos, los disidentes desde hace mucho tiempo informaron haber sido secuestrados y subidos a aviones sin conocer sus destinos, solo para aterrizar en Guyana.

Daniel Llorente, un disidente independiente conocido por enarbolar la bandera estadounidense en protesta por el régimen, desapareció en mayo. Él resurgió en Georgetown, Guyana, narración Breitbart News dijo que los agentes del gobierno lo amenazaron repetidamente con que abandonara Cuba y le dijeron que, en caso de que volviera a casa, «lo vamos a desaparecer».

El caso de Caballero es diferente en el sentido de que no tiene antecedentes públicos de disidencia política antes de la muerte de su hija, ni tampoco su esposo.

Caballero le dijo a Cubanet que cree que existía la posibilidad de que Paloma pudiera haber sobrevivido a su reacción a la vacuna, y que tal vez la negligencia la mató, lo que exigió su salida de la isla.

«Todo este tiempo ha sido útil para mí pensar, tal vez ella podría haber sido salvada», dijo a Cubanet. «Me dejaron sola toda la noche con ella empeorando cada vez más, y yo estaba sola tratando de bajarle la fiebre hasta las 5 a.m., cuando la pusieron [intensive] terapia porque ella estaba muy mal. Solo había un residente que pasaba de vez en cuando y no le gustó lo que vio, me dijo que tenía que preguntarle a su profesor «.

Paloma Domínguez no tenía ninguna condición médica preexistente conocida antes de morir. Ella duró menos de 72 horas después de recibir la vacuna MMR.

La vacuna MMR se considera ampliamente segura en todo el mundo y, por lo general, se ofrece a niños a la edad de uno. Los Centros para el Control de Enfermedades de los EE. UU. (CDC) estado que la vacuna puede ser «mortal» para las personas con «problemas graves del sistema inmunológico», pero no hay evidencia de que Domínguez sufriera tal condición.

La vacuna se ha relacionado falsamente con el autismo en los estados desarrollados en el pasado, lo que provocó brotes de sarampión en lugares como California y Nueva York. El virus del sarampión es significativamente más peligroso para los niños que la vacuna MMR.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.

Publicado en Breibart

Acerca de Opinión Cubana 212 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodistica, la veracidad y la calidad de nuestra informacion.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario