Chile deporta a 30 cubanos ilegales, algunos se unen a disturbios de izquierda

El gobierno regional de O’Higgins, Chile, anunció la deportación de 50 inmigrantes ilegales, entre ellos 30 ciudadanos cubanos, luego de que algunos fueron sorprendidos participando en saqueos y disturbios, Diario de Cuba reportado el lunes.

Si bien la gran mayoría de los expulsados ​​del país son cubanos, el grupo también contenía individuos de otros gobiernos comunistas o socialistas, incluidos Venezuela, Bolivia y la República Dominicana. Tres haitianos y un ciudadano colombiano completaron la lista.

Bolivia ahora tiene un presidente conservador después de que el hombre fuerte socialista Evo Morales renunció a la presidencia y huyó a México después de que la evidencia revelara un fraude generalizado en las elecciones presidenciales del 20 de octubre.

Al igual que Chile, Bolivia está promulgando la deportación masiva de ciudadanos cubanos, la mayoría de los cuales son agentes abiertamente del gobierno cubano nominalmente en Bolivia como parte de la nación isleña. doctor esclavo sistema. Al menos cuatro han sido arrestados por intentar pagar a los bolivianos para que se amotinen contra el nuevo gobierno conservador. Bolivia también ha arrestado a venezolanos, peruanos y argentinos que agitan a los locales para fomentar los disturbios.

En octubre, el gobierno de Ecuador identificó a varios ciudadanos cubanos que fomentan la inestabilidad en el país después de que el presidente Lenín Moreno anunciara el fin de un subsidio socialista al gas desde hace mucho tiempo. Moreno restableció el subsidio en un intento por sofocar los disturbios de izquierda.

Chile está celebrando un mes de disturbios de izquierda el martes, presuntamente provocado por el gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera, que propone un aumento en las tarifas del metro en la capital de Santiago.

De acuerdo a Diario de Cuba, los cubanos arrestados y preparados para la deportación de Chile habían expirado las visas de turismo o habían perdido su derecho a estar en el país «al participar en protestas violentas que ocurrieron en el país en las últimas semanas». Cinco de los deportados caen en la última categoría, expulsados ​​del país por «saquear … y estar involucrados en desorden, intentar asaltar a las autoridades y levantar barricadas», según un funcionario chileno.

La prevalencia de disturbios violentos en O’Higgins es particularmente alarmante dada su distancia considerable de la capital, más de 1,500 millas al sur, y su falta de centros urbanos importantes. No obstante, el gobierno local célebre que los disturbios «no han salvado a O’Higgins a pesar de los llamamientos de varios sectores, incluida la ciudadanía, para poner fin a este comportamiento y la implementación de una agenda social que aborde las demandas legítimas» de los manifestantes.

Durante décadas, Chile existió como un refugio de los movimientos marxistas que han plagado a gran parte del resto de América Latina, principalmente a Cuba, y eligió al conservador Piñera en diciembre. Entre el período actual de Piñera y el anterior de 2010-2014, la presidenta izquierdista Michelle Bachelet calienta las relaciones con Cuba. Ahora se cree que Cuba opera una importante infraestructura de inteligencia en el país.

A principios de este mes, la publicación chilena El Libero publicado una entrevista con un ex agente de inteligencia cubano, Enrique García, quien participó en operaciones de recolección de inteligencia en Chile en la década de 1980 y dijo que Cuba gobierna las operaciones para infiltrarse en todos los niveles de gobierno en el país desde su embajada en Santiago.

«La actividad de la inteligencia cubana tiene como objetivo principal [government] penetración «, dijo García en la entrevista,» utilizando agentes secretos y relaciones de confianza en todas las instituciones del gobierno, agencias de seguridad, fuerzas armadas, partidos políticos, medios de comunicación, universidades, grupos indígenas, sindicatos, etc., con el objetivo de influir eventos, desestabilizando la democracia chilena e imponiendo los intereses geopolíticos de Cuba en el país y la región «.

«Parte del trabajo que hace Cuba es traer a todos estos jóvenes comunistas – líderes indígenas, líderes sindicales – a Cuba para tomar clases donde aprendan marxismo-leninismo, lucha de clases, etc.», agregó. “Ese es un trabajo de adoctrinamiento en el que Cuba participa y que es muy peligroso, pero público. Por otro lado, hay operaciones clandestinas «.

Disturbios estalló en China el mes pasado después de que el gobierno anunciara un aumento en las tarifas del metro en Santiago, que según la izquierda contribuiría a la supuesta desigualdad de ingresos en uno de los países más ricos de América Latina. Los izquierdistas comenzaron ardiente derribar edificios, quemar estaciones de metro y autobuses de transporte público, y tratar de causar millones de dólares en daños a la propiedad.

El gobierno urbano local implementado estado de emergencia y los alborotadores aumentaron sus demandas para una reescritura completa de la constitución de la nación, vigente desde 1980. Piñera cedido a los alborotadores, anunciando una convención constitucional, pero los disturbios han continuado sin signos de detenerse.

Los informes de disturbios de ciudadanos cubanos y venezolanos en Chile se hacen eco de quejas similares de los vecinos Bolivia y Ecuador. Bolivia está experimentando disturbios de izquierda en el centro urbano de La Paz, la capital ejecutiva, tras la renuncia de Morales. Los cocaleros, los grupos indígenas y otros han marchado por miles a La Paz exigiendo que Morales sea readmitido como presidente, a pesar de que renunció voluntariamente.

El gobierno del presidente interino, la ex senadora conservadora Jeanine Áñez, ha arrestado al menos a cuatro cubanos con bolsas llenas de miles de dólares en efectivo, acusado por parte de los locales de repartir dinero en comunidades pobres a cambio de daños a la propiedad. Los cubanos afirmaron que el dinero era para los médicos esclavos que operan en Bolivia, que no reciben un salario de trabajo. Luego de los arrestos, el gobierno boliviano anunció que deportaría a los sospechosos y otro casi mil ciudadanos cubanos en el país trabajando en nombre del gobierno cubano. El gobierno de Áñez también afirmó que estaba en proceso de expulsar a los diplomáticos socialistas que representan al dictador venezolano Nicolás Maduro y ha reconocido a Juan Guaidó como el presidente legítimo de ese país.

Además de cubanos y venezolanos, la policía boliviana detenido un miembro argentino del grupo terrorista marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y encontró evidencia de que había sido contratado para enseñar tácticas de guerrilla terrorista a los violentos simpatizantes de Morales.

Al igual que Chile, Ecuador sufrió disturbios de izquierda en octubre después de que Moreno anunciara el fin de un subsidio socialista a la gasolina por mucho tiempo. La política entró en vigencia al mismo tiempo que Moreno anunció un retiro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), liberando a Ecuador de los límites de producción de ese cartel. Con un aumento en la producción, el subsidio no debería haber sido necesario.

Moreno se vio obligado a promulgar un estado de emergencia después de que la policía encontró evidencia de un «número significativo de ciudadanos extranjeros» que pagan a ecuatorianos de comunidades pobres a bloqueo calles, saquear pequeñas empresas y quemar propiedad del gobierno. El gobierno de Moreno culpó a Maduro de Venezuela, cuyo gobierno está dirigido por agentes cubanos, por los disturbios.

Sigue a Frances Martel en Facebook y Gorjeo.

Publicado en Breibart

Acerca de Opinión Cubana 212 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodistica, la veracidad y la calidad de nuestra informacion.

Noticias diarias en tu email



SUBSCRIPCIÓN   |   ACCEDER



Sea el primero en comentar

Déjanos tu comentario