Bien común, gobierno limitado

                    Cómo la ley natural limita el poder estatal.

                    <p class="has-drop-cap">En años más recientes, muchos conservadores estadounidenses han argumentado que el estado, por lo que se refieren principalmente al gobierno federal, debe asumir un papel más fuerte y directivo en muchas áreas de la política social y económica donde los conservadores posteriores a la década de 1980 habían sido reacios a asumir hasta ahora. tener funcionarios gubernamentales involucrados.  Ya sea que el tema sea la disminución de la desigualdad económica o la disponibilidad de pornografía, el lenguaje y la lógica de <a href="https://www.amazon.com/Essential-Natural-Law-Scholars-ebook/dp/B09NR58LD2">la Ley natural</a> La filosofía y la idea del bien común han sido invocadas por muchos autodenominados “conservadores del bien común” como la justificación moral y política de la responsabilidad del estado de ampliar y profundizar sus acciones en estas esferas de la vida estadounidense.</p>

La ley natural ciertamente afirma que existe el bien común. También subraya que el derecho positivo y el gobierno tienen un papel en la formación del orden moral, social y económico. Al mismo tiempo, la ley natural sostiene que existen límites de principio a lo que el estado puede hacer frente a estas áreas. Para comprender este punto, es importante entender cómo la ley natural delinea la naturaleza del bien común específico por el cual el estado es responsable.

¿Qué bien común?

Diferentes formas de comunidad gravitan en torno a bienes comunes particulares. Una sinagoga o una iglesia, por ejemplo, actualiza instantáneamente el bien de la religión en la medida en que la religión se entiende como aquellas creencias y prácticas que reflejan las conclusiones de las personas sobre la verdad última sobre los orígenes del universo, el propósito de la existencia humana y el significado de estas cosas. para nuestras elecciones y acciones.

Otras comunidades, sin embargo, no ejemplifican un bien particular como la religión o la verdad. La comunidad política (por ejemplo, los Estados Unidos, el estado de Florida, la ciudad de Nueva York) es una de esas sociedades. En lo que se refiere a las comunidades políticas, el bien común en juego no es un bien específico como la amistad o la belleza. En cambio, el bien común político consiste en aquellas condiciones dentro de una comunidad política dada que tienden a facilitar la participación coherente de sus miembros en bienes como la verdad, el trabajo y la belleza, que son evidentemente buenos para todos los humanos. Algunas de estas condiciones pueden encontrarse en los derechos afirmados por la ley natural. Sin alguna protección legal de derechos como la libertad de expresión, la libertad de asociación, la libertad económica y, sobre todo, la vida, el margen para buscar activamente bienes como la verdad, la amistad y la creatividad se ve radicalmente disminuido.

Otras condiciones de este bien común político asumen una forma institucional. Un ejemplo es el estado de derecho. Aunque no es imposible que las personas sean virtuosas en ausencia del estado de derecho, es mucho más difícil sin él. Asimismo, sabemos que los incentivos para que trabajemos se reducen radicalmente si no hay garantía de que nuestros ingresos no sean confiscados arbitrariamente por otros o por el Estado. Sin embargo, otras formas en que un gobierno promueve el bien común político incluyen, entre otras: interactuar con otras autoridades políticas legítimas; proteger a los miembros de la comunidad política de extraños hostiles, vindicar la justicia castigando a los malhechores; y definir y adjudicar las responsabilidades asociadas con relaciones particulares (como deberes contractuales).

Obsérvese, sin embargo, que una característica particular del bien común de la comunidad política es que no es el fin inclusivo para sus miembros. Más bien es instrumental. Con esto quiero decir que está dirigida a ayudar al florecimiento de las personas fomentando las condiciones que facilitan, en lugar de realizar directamente, la libre elección de sus miembros para prosperar. Y ayudar a las personas y asociaciones de una determinada comunidad política significa precisamente eso: ayudar. El gobierno no ayuda a los individuos y las comunidades entorpeciendo, usurpando o anulando su capacidad y responsabilidad personal para tomar las decisiones libres a través de las cuales se realiza el florecimiento humano.

En resumen, las actividades y los poderes del gobierno están limitados en sí mismos por la lógica que da origen a la necesidad del gobierno en primer lugar. Esto significa que la meta del bien común político no es la realización integral de todos los miembros de esa comunidad. El bien común político limita así lo que los funcionarios del Estado pueden hacer en una comunidad política determinada, incluso cuando se trata de bienes morales y virtudes que son universalmente beneficiosas para todas las personas. Dicho de otro modo: la propia preocupación de la ley por la justicia y la tranquilidad no autoriza al Estado a promover todos los actos de virtud y prohibir todos los vicios. En esta medida, la concepción del derecho natural del bien común político impone restricciones basadas en principios sobre el uso del derecho positivo para dar forma a las elecciones y acciones libres de los individuos y grupos que viven dentro de una comunidad política determinada.

Subsidiariedad viva

Esto no agota las formas en que la ley natural restringe el alcance del poder estatal. El bien común político no solo limita lo que el Estado puede hacer frente a los individuos; también restringe lo que el Estado puede hacer con respecto a la libertad de las comunidades sobre las que ejerce autoridad. Una forma de entender esto es a través del concepto de derecho natural de subsidiariedad.

La palabra en sí se deriva del latín subsidium, que significa ayudar. El principio de subsidiariedad nos recuerda que existen numerosas asociaciones y comunidades libres que anteceden al Estado y establecen muchas de las condiciones que ayudan a las personas a realizar el florecimiento humano. Por lo tanto, tienen la responsabilidad principal de dar a los demás lo que objetivamente se les debe en justicia. La forma en que esto funciona en la práctica fue esbozada por Juan Pablo II en su encíclica de 1991 Centesimo annus. Afirma:

una comunidad de orden superior no debe interferir en la vida interna de una comunidad de orden inferior, privando a esta última de sus funciones, sino que debe apoyarla en caso de necesidad y ayudar a coordinar su actividad con las actividades de la comunidad. resto de la sociedad, siempre con miras al bien común.

La misma encíclica luego aclara que

Tales intervenciones complementarias, que se justifiquen por razones urgentes de bien común, deben ser lo más breves posible, para evitar sustraer definitivamente de la sociedad y de los sistemas empresariales las funciones que les corresponden propiamente, y para evitar ampliar excesivamente el ámbito de Intervención estatal en detrimento de la libertad económica y civil.

La subsidiariedad combina así los axiomas de no injerencia y asistencia. De ello se deduce que cuando resulta necesario un caso de asistencia y coordinación a través de la ley o del gobierno, se debe otorgar el mayor respeto posible a las legítimas libertades y responsabilidades continuas de la persona o comunidad asistida.

El significado primordial de este principio reside, por tanto, en el hecho de que tales libertades son esenciales para que las personas elijan libremente los bienes y las virtudes morales: es decir, actuando y haciendo las cosas por sí mismos, como fruto de su propia reflexión, elecciones y actos. Eso no significa que el Estado deba abstenerse, por ejemplo, de desalentar prácticas como la prostitución. Tampoco sugiere que el Estado deba negarse a castigar a quienes eligen libremente matar a personas inocentes, robar la propiedad de otras personas, torturar a personas o mentir bajo juramento. La subsidiariedad simplemente significa que el estado debe permitir que otras comunidades cumplan con sus propias responsabilidades e intervenir en la vida de tales asociaciones solo cuando sea evidente que están fallando o no pueden llevar a cabo sus propias funciones.

Sin excepciones

Hay, sin embargo, otra forma en que la ley natural limita el alcance de la acción del gobierno. Se trata de la afirmación de la ley natural de que hay ciertos actos que en sí mismos nunca pueden ser elegidos libremente, independientemente de las circunstancias o de la nobleza de la intención, porque tales acciones son siempre gravemente malas —intrínsecamente malas (intrinsece malum), como se les llama en jerga de la ley natural—en razón de su objeto: es decir, lo que estamos eligiendo hacer.

Un ejemplo de lo que los eruditos de la ley natural llaman una norma sin excepciones es el asesinato directo de una persona inocente: en otras palabras, la elección directa de violar el bien fundamental de la vida. Incluso si el acto de matar directamente a una persona inocente pudiera salvar a una ciudad entera de la destrucción, tal acto sigue siendo intrínsecamente malo debido a su objeto. Es siempre irreconciliable con la elección del bien. Nunca hay una buena razón para hacer del asesinato el objeto deliberado de nuestro acto. De ello se deduce que, de acuerdo con el principio central de la ley natural de que se debe hacer el bien y evitar el mal, tal acto nunca puede elegirse libremente. No hay excepciones.

Estas normas morales sin excepción siguen de cerca la segunda tabla del Decálogo: no mates, no robes, no mientas (especialmente bajo juramento), etc. Desde el punto de vista de la ley natural, nunca hay una buena razón para violar cualquier de estos absolutos, punto. Tomás de Aquino lo expresó así: “Digamos que alguien roba para dar de comer a los pobres: en este caso, aunque la intención es buena, falta la rectitud de la voluntad. En consecuencia, ningún mal hecho con buena intención puede ser excusado”. Pues lo que se quiere es hurto, y todo hurto es siempre malo, cualesquiera que sean las circunstancias.

La importancia de este punto para el poder estatal es que estos absolutos morales no vinculan simplemente a los individuos, las familias y las comunidades y asociaciones que componen la sociedad civil. Los gobiernos también están sujetos a los mismos límites. Eso significa que el estado no puede, por ejemplo, matar intencionalmente a personas inocentes, robar la propiedad de quienes viven bajo su jurisdicción, esclavizar o torturar a las personas, negarles el debido proceso legal justo, mentir al público, etc. Un momento de reflexión sobre este punto pronto nos hace darnos cuenta de que, en ausencia del reconocimiento de tales restricciones intrínsecas sobre la acción del gobierno, el camino está abierto a la tiranía y al gobierno de los hombres más que a la ley.

El marco descrito anteriormente no nos brinda respuestas instantáneas a preguntas como si el gobierno debería brindar un servicio integral de atención médica, imponer aranceles a las importaciones de acero o prohibir la prostitución. Sin embargo, sugiere que aquellos conservadores que actualmente invocan la ley natural y el lenguaje del bien común para explicar su compromiso con un gobierno cada vez más grande deben reconocer que la tradición de la ley natural, especialmente desde que alcanzó una especie de apoteosis en los escritos de Tomás de Aquino: ha enfatizado durante mucho tiempo los límites de principios sobre el poder estatal y de ninguna manera proporciona una justificación para su expansión sin fin.

Ciertamente, el bien común político abarca una amplia gama de condiciones importantes que ayudan a facilitar el florecimiento humano. Sin embargo, su carácter instrumental también significa que el Estado no puede hacerse cargo de la iniciación, desarrollo y maduración de todas aquellas relaciones y esfuerzos a través de los cuales los individuos, las familias y otras comunidades cumplen sus compromisos mutuos y actualizan los bienes morales básicos que nos permiten vivir. florecer.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 485 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar