Sin rendición después de Dobbs – The American Mind

                    Ceder a la izquierda pro-aborto por miedo sería la verdadera derrota.

¿Con qué vigor deberían los republicanos contrarrestar a los activistas a favor del derecho a decidir que intentan promulgar o preservar los amplios derechos al aborto? Mi coanfitrión de podcast y yo hemos estado debatiendo esta pregunta durante semanas. La izquierda social y sus activistas, impulsadas por un frenético apoyo mediático, dice mi interlocutor, parecen haber captado el impulso político. La inflación, una frontera sur sangrante, un alto nivel de delincuencia, el racismo anti-blanco patrocinado por el gobierno y una política exterior desastrosa se han visto ensombrecidos por la supuesta degradación de las mujeres causada por la restricción del aborto. El derrocamiento de Roe puede haber sido una bendición para los demócratas. Como resultado de su manipulación del tema del aborto, que la Corte Suprema y el movimiento pro-vida entregaron a la izquierda, los demócratas pasaron de estar muy rezagados en la boleta genérica a seis. puntos por delante en las encuestas para las elecciones intermedias de este otoño.

Este debate no es sobre la veracidad de la representación de la izquierda social sobre la cuestión del aborto. Se centra en lo que deben hacer aquellos que esperan evitar que los demócratas mantengan el control del gobierno. A corto plazo, al menos, quienes están en el poder se han beneficiado del alboroto sobre los “derechos reproductivos de las mujeres”. Si los medios de comunicación o los bulliciosos manifestantes nos están diciendo la verdad sobre las implicaciones de derrocar a Roe es un asunto diferente. Pero la izquierda, y más particularmente el Partido Demócrata, se han beneficiado al desviar la atención pública de otras preocupaciones nacionales mucho más apremiantes. Además, la reciente y abrumadora derrota del lado pro-vida en un referéndum de Kansas trajo a casa los peligros de tratar de limitar el acceso al aborto.

A pesar de estos problemas, no creo que la derecha social deba rendirse ante el aborto, o cualquier otro tema familiar. Aquellos que lo hacen no están haciendo nuevos amigos en la izquierda. Aunque los republicanos en general han defendido el derrocamiento de Roe, algunos en la casa se han unido a los demócratas en la votación para nacionalizar el matrimonio homosexual. Recientemente, 47 miembros republicanos de la Cámara, después de observar la acumulación de medios tras la reversión de Roe, cedieron en la “Ley de Igualdad en el Matrimonio”. El juez Thomas ya se dio cuenta de que el mismo razonamiento que se utilizó para anular Roe podría volverse contra la decisión tendenciosa de Obergefell que ordenó el matrimonio homosexual en todo el país, porque este tema, como el aborto, constitucionalmente es competencia de los estados. Los republicanos del Congreso que votaron para preservar el matrimonio homosexual esperaban ganar los aplausos de los medios y los activistas, pero obtuvieron nada a cambio de su cobardía. Los medios establecidos continúan tratando a los republicanos como homófobos, sexistas y racistas.

La pregunta entonces es qué pueden hacer los conservadores para escapar de la caracterización injusta de los medios unilaterales. Sobre todo, tienen que energizar y expandir su base e igualar al otro lado en determinación y alcance. Deben demostrar que están en el juego organizando sus propias manifestaciones y boicoteando a las empresas odiosas. Sin tales exhibiciones de energía militante, la batalla está perdida. Las rendiciones fragmentarias no harán que los tradicionalistas sociales entren y salgan del Partido Republicano en ninguna parte, aparte de ser intimidados para que cedan más terreno. Incluso si la derecha cede en todos los temas sociales, sus adversarios la seguirán tratando como un saco de boxeo. Después de todo, la izquierda necesita un enemigo contra el cual pueda organizar sus fuerzas. Pero se ha llegado al punto en que el enemigo designado debe dejar de retirarse. No se ganará nada sustancial rindiéndose, excepto la derrota.

Finalmente, me gustaría señalar que el juez Thomas tiene razón sobre Roe y toda la cadena de daño causado por el mal uso del debido proceso sustantivo para llevar a cabo una agenda social de izquierda. La izquierda puede inducir a los jueces activistas a promulgar en su nombre lo que quieran. Según la jurisprudencia contemporánea, la Decimocuarta Enmienda puede extenderse para “defender” cualquier “derecho” imaginable más allá de cualquier cosa consistente con la intención original de los autores de la Enmienda. Como ha observado Tomás, los “privilegios e inmunidades” protegido por la Decimocuarta Enmienda y el “debido proceso” garantizado por la Quinta Enmienda se han convertido en una máquina para escupir cualquier derecho nuevo que un juez emprendedor quiera producir. Aunque no siempre es así, al menos desde los años 50 sólo a la izquierda se le ha permitido jugar a este juego.

A estas alturas, sin embargo, la izquierda y sus facilitadores de los medios ya no necesitan los servicios de Sotomayor y otros ayudantes judiciales. Pueden desatar disturbios y la amenaza de violencia sobre los jueces que no cooperan para intimidar a su atónita oposición. Así es como lo que queda de nuestra república constitucional ahora decide cuestiones de importancia crítica.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar