Vender la libertad sexual – The American Mind

                    La liberación real exige un rechazo a la mercantilización de la mujer.

Unherd celebró una reciente debate entre la trabajadora de la industria del sexo Aella y la feminista reaccionaria Louise Perry. Perry presentó el argumento de su nuevo libro, El caso contra la revolución sexual, que argumenta que algunas de las supuestas libertades provocadas por la revolución sexual han sido perjudiciales para las mujeres de formas específicas. Aella, defendiendo la libertad que se encuentra en el sexo pagado desde una perspectiva libertaria, dijo: “Cuando hablabas de la prostitución yo estaba como, ‘Bueno, deberías probarlo una o dos veces y ver cómo te funciona, y si no te gusta, entonces detente’”.

Al centrarse en la prostitución, el debate aclara los extremos del argumento de que la positividad sexual es liberadora para las mujeres. Pero la positividad sexual afecta negativamente a un segmento mucho más amplio de la población que el pequeño porcentaje de mujeres que se involucran explícitamente en sexo por pago. La mercantilización del cuerpo y el sexo de las mujeres se ha abierto paso en aspectos aparentemente mundanos de la vida, y ahora es omnipresente en nuestra cultura, con diversos efectos negativos para mujeres y hombres por igual.

La forma en que las mujeres jóvenes usan TikTok, por ejemplo, muestra cómo las niñas se mercantilizan a sí mismas a cambio de la moneda de la economía de la atención, los “me gusta” al efecto nocivo. Incluso las tendencias aparentemente inocuas como el cottagecore en Instagram, una forma de representar una existencia pastoral humilde curada, pueden atrapar a las mujeres en un ciclo de curaduría en el que la vida se construye alrededor de imágenes capturables, y no al revés.

Las citas contemporáneas son otra arena en la que las mujeres se mercantilizan a sí mismas, aceptando que están vendiendo explícitamente un paquete en un mercado, deshumanizando la singularidad sagrada de la personalidad. Esta mercantilización de las mujeres es más rentable para las mujeres jóvenes y fértiles, y el resultado final es que, a medida que las mujeres superan esa etapa, alteran desesperadamente sus cuerpos para conservar un indicio de virginidad o pasan a la irrelevancia social. Si no puede ser utilizado como una mercancía para el placer de los hombres, entonces no vale nada en este mercado.

La ideología liberadora de la revolución sexual es un cebo pesado en un anzuelo afilado; es una forma de que los capitalistas de las mercancías utilicen los cuerpos de las mujeres, los exploten y los desechen.

Esta asociación entre la mercantilización explotadora y la tecnología da como resultado una especie de transhumanismo repugnante. Con las herramientas de internet, el panóptico se voltea sobre el yo en totalitarismo inverso: mercantilizarse y entrar en el metaverso o experimentar la muerte social. Ser visto es ser digno, pero la proliferación acelerada de imágenes reduce a cero el valor marginal de cada nuevo selfie o trampa de sed.

Igualmente preocupante, cerebros de hombres están siendo reconfigurados en el mercado transhumanista; ya no pueden ver a las mujeres como seres humanos completos, sino solo como ficciones o fragmentos del deseo pornográfico idealizado. Los hombres se vuelven menos espontáneos o incluso menos capaces de interactuar “en la vida real”, a medida que la sociedad se mueve cada vez más en línea. La adicción a la pornografía ya no es una cuestión de ver pornografía compulsivamente. El mundo del porno se impone en la mente masculina como una especie de dispositivo portátil de realidad aumentada incorporado.

Está el mundo utópico de Aella, donde probar la prostitución es una experimentación lúdica con la sexualidad, y luego está la realidad, donde las mujeres reales, generalmente desesperadas, son víctimas de la mercantilización y el abuso. Tiempo las mujeres son significativamente más propensas decir que están buscando relaciones comprometidas a largo plazo, el mundo posterior a la revolución sexual hace que esta posibilidad, una vez estándar, sea desapareciendo progresivamentetanto para hombres como para mujeres.

El argumento de Aella se basa en un frío racionalismo positivista. Los seres humanos, en este modo, son objetos experimentales que pueden y deben manipularse a sí mismos para maximizar su utilidad en el mercado sexual. La sexualidad humana es despojada de significado sagrado o arraigo. Las personas podrán resolver problemas como la explotación femenina a través de una combinación de tecnología y planificación social sabia.

La posibilidad de que la liberación de las normas sociales sexuales conduzca a una mayor libertad para todos es un pacto con el diablo. Esta forma de liberación es solo una forma de aumentar el poder de los hombres y la máquina a expensas de las mujeres y las niñas. No son sólo las personas que eligen explícitamente la prostitución las que sufren.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar