Definición de depresión – The American Mind

                    Si la hipótesis del desequilibrio químico es incorrecta, debemos reconectarnos con la fuente de satisfacción.

Un reciente revisión general de la investigación científica sobre la depresión de Joanna Moncrieff ha provocado una controversia planteando preguntas sobre la idea comúnmente aceptada de que la depresión es el resultado de un desequilibrio químico. A millones de personas se les han recetado antidepresivos como Prozac, Zoloft y Paxil para tratar su depresión químicamente, pero, según Moncrieff, “esta nueva investigación sugiere que esta creencia [in chemical imbalance] no está fundamentada en la prueba”. Sin embargo, fue un línea plausible implacablemente empujada por las compañías farmacéuticas para vender su producto; el agudo aumento de diagnósticos de la depresión en los últimos años puede ser en realidad una función de las estrategias de marketing efectivas de Big Pharma.

Muchos comentaristas conservadores, como tucker carlson y matt walsh, han enfatizado cuán serio es este problema. Aunque los gobiernos federal y estatal adoptan una posición firme contra otros narcóticos que alteran la mente, en parte debido al daño que pueden causar en el cuerpo y la mente de una persona, ha habido poco o ningún debate serio sobre los medicamentos antidepresivos que uno de cada seis estadounidenses están tomando de manera regular.

Los partidarios del uso de antidepresivos no pueden probar que los antidepresivos funcionen, pero pueden enturbiar las aguas al afirmar que el el tema es complicado y que hay muchos factores que intervienen en el diagnóstico y tratamiento de la depresión. Esto se muestra mejor en el New York Times ensayo publicado hace once años por Peter Kramer, un médico que ha escrito varios libros elogiando los antidepresivos, quien afirma que “los antidepresivos funcionan, normalmente bien, al mismo nivel que otros medicamentos recetados por los médicos”. Argumenta que sugerir lo contrario pone a los pacientes en riesgo de recibir un mal trato.

Sin embargo, como Juan Horgan explica en Scientific American, el argumento de Kramer (y otros similares) carece de datos científicos, ignora los graves efectos secundarios de muchos antidepresivos (que a veces pueden hacer que las personas se sientan aún más deprimidas y suicidas) y no tiene en cuenta el efecto placebo activo ( es decir, las personas se sienten diferentes, por lo que afirman que las drogas están funcionando). Sin duda, muchas personas afirmarán que los antidepresivos “funcionan”, pero la ciencia sobre este tema demuestra que no es el refuerzo de serotonina de un antidepresivo.

Por supuesto, los antidepresivos aún pueden ser un factor en el tratamiento de la depresión de algunas personas, pero es posible que no sean necesarios para otras personas. Por lo menos, es sin duda una conversación que vale la pena tener. Las personas tienen derecho a saber la verdad sobre estos medicamentos y poder buscar otros tratamientos.

Sin embargo, hay un problema filosófico más profundo en la raíz de este problema que también merece atención. Un problema que, si no se aborda, probablemente hará que las personas sigan tomando antidepresivos a pesar de las nuevas revelaciones sobre su eficacia. Hay menos vergüenza en tomar una pastilla para la depresión que en hacerse cargo de la depresión. Como John Hirschauer explica en The American Conservative, impulsar las drogas psicotrópicas ha sido parte de una campaña agresiva para desestigmatizar las enfermedades mentales. Como él argumenta, “la razón principal por la que los psiquiatras se han esforzado tanto por basar la depresión en la biología es para ‘desestigmatizar’ la condición. Si la depresión es el resultado de un defecto cerebral heredado, no se puede culpar a una persona por estar deprimida”.

Además, la sociedad no ha logrado definir la depresión, o su contraparte, la felicidad. Para algunos, la felicidad y la depresión son sentimientos; para otros, son una forma de vida; para otros, son una condición; y para otros todo son ilusiones. Y en nuestra cultura posmoderna, donde todo es subjetivo, todas estas definiciones son igualmente válidas.

Pero si este es el caso, ¿cómo sabe uno si está deprimido o feliz? Claro, parte de esto es percepción (es decir, se siente como si estuviera deprimido), pero parte se basa en algún tipo de realidad (es decir, según algún estándar oficial, realmente está deprimido). Sin un punto de referencia, es imposible saberlo.

En ausencia de tal conocimiento, un individuo puede recurrir a las drogas porque es una solución que protege el ego. Nadie puede juzgarlo, ni siquiera el médico o el terapeuta, porque nadie sabe lo que significa la felicidad para la persona en cuestión. Por el contrario, si un grupo de personas tomara laxantes para tratar su resfriado, la mayoría de la gente podría juzgarlos y los juzgaría porque saben lo que es un resfriado y que los laxantes no ayudarán a curarlo.

Simplemente no hay responsabilidad racional en el ámbito del bienestar mental y emocional. A pesar de todas las décadas de investigación y productos destinados a comprender y tratar el problema de la depresión y la ansiedad, seguimos sin tener idea de qué es, qué lo causa y cuál se supone que es el ideal. Gran parte de esto es una cuestión de opinión, no de verdad.

Para avanzar finalmente en el problema de la tristeza, se hace necesario establecer algún tipo de fundamento de lo que constituye la felicidad. Si bien esta es en gran parte una pregunta filosófica, debe responderse antes de invocar el método científico de crear y probar varios remedios para la ausencia de felicidad. De lo contrario, el tratamiento de la depresión seguirá siendo una costosa conjetura.

La profesora de filosofía Jennifer Frey ha pasado gran parte de su carrera desarrollando una definición objetiva de la felicidad y enseña un curso sobre el tema. En un ensayo en el libro recientemente publicado, The New Apologetics, argumenta que la clave para la felicidad es adoptar y practicar la virtud, esos buenos hábitos que le permiten a uno “sobresalir en la vida humana”. parecido a lo que Aristóteles establece en su Ética a Nicómaco, Frey afirma que “las virtudes nos permiten experimentar la auténtica felicidad humana, entendida en términos del cumplimiento de nuestras habilidades específicamente racionales: nuestro deseo de conocer la verdad, amar y buscar el bien, y deleitarnos con lo que es bello”. Por supuesto, cultivar las virtudes no es fácil, ni siempre es agradable. Sin embargo, si la meta es la “auténtica felicidad”, entonces la virtud es necesaria.

Una vez que la sociedad pueda ponerse de acuerdo sobre esta definición, y durante los últimos milenios, la mayoría de las sociedades occidentales lo hicieron— las personas pueden comenzar a enfrentar el problema de frente. Aunque los diagnósticos y remedios variarían con cada individuo, habría principios claros para ofrecer orientación y una meta definida para determinar el éxito. Además, aquellos que realmente sufren de depresión clínica debilitante que requiere intervenciones psicotrópicas podrían distinguirse de la masa de personas que estarían mejor con un cambio en la dieta, un régimen de ejercicio y algunos amigos.

Tal como está, el problema de la depresión necesita desesperadamente ser replanteado, en lugar de explicarse como demasiado complejo para cualquier solución efectiva.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar