La paradoja del globalismo multiculturalista

El liberalismo de última etapa, filosóficamente hablando, es un lío incoherente. Sus impulsores dicen ser defensores de las mujeres, pero permiten que los hombres para infiltrarse en los espacios de mujeres y los deportes de mujeres, eliminando las victorias ganadas con tanto esfuerzo que las feministas lograron durante décadas. Afirman que la raza es un “construcción social”, algo que no tiene base científica en la naturaleza o la biología, pero la “teoría crítica de la raza” se duplica en la idea de que la identidad racial es la característica más importante de la personalidad de uno. Los liberales insisten en la importancia de la autonomía corporal como condición de la libertad personal, argumentando que cualquier restricción del aborto es un atentado a la dignidad humana. Pero también dieron fuerte apoyo para el enmascaramiento obligatorio y las vacunas forzadas para protegerse contra un virus que el 99 por ciento de las personas sobrevive.

Estas contradicciones emanan de una de las grandes paradojas políticas de nuestra época: la extraña asociación entre globalistas y multiculturalistas. Las formas en que el globalismo y el multiculturalismo socavan mutuamente los intereses del otro insinúan que su alianza está finalmente condenada al fracaso. Exponer las incapacidades de estas ideologías para lograr sus objetivos declarados podría abrir un espacio para una nueva agenda que pueda proteger de manera más efectiva nuestra cultura y el estilo de vida estadounidense.

Globalismo y multiculturalismo definidos

La exploración de esta paradoja comienza con la definición multiculturalismo y globalismo independientemente unos de otros.

El multiculturalismo es una ideología relativamente nueva. Los liberales del pasado reconocieron que cierta diversidad cultural dentro de cualquier sociedad dada era inevitable, pero también entendieron que demasiada era mala para la cohesión social. La tradición estadounidense insiste en la tolerancia de la diferencia en una sociedad libre, pero el multiculturalismo es una perversión de esta tradición. Desde el punto de vista de los multiculturalistas de hoy, es no es suficiente simplemente tolerar la diferencia individual o cultural: tales diferencias debe ser afirmado y celebrado. Ven la diferencia como un bien político inherente: e pluribus pluribus. Cantando su mantra que “Nuestra diversidad es nuestra fuerza”, argumentan que debemos maximizar el número de culturas diferentes en nuestra sociedad. Su reverencia explícita por las identidades minoritarias crea un incentivo para que los individuos enfaticen sus diferencias. El grado en que el estilo de vida o la personalidad de uno diverge del colectivo se convierte en la fuente del valor del individuo para la sociedad.

El globalismo busca convertir a los ciudadanos de naciones soberanas en cosmopolitas o “habitantes del mundo.” El globalismo se opone el nacionalismo, que sostiene que todos proceden y residen en lugares y culturas particulares que naturalmente merecen y atraen nuestras mayores devociones y lealtades. El globalismo ve estas lealtades como un provincianismo de mente estrecha. Sólo cuando los individuos se despojen de la mayor estima que tienen por su propia nación, podrá realizarse la plena promesa del liberalismo. globalistas albergar un desdén por las fronteras, ya sea física, cultural, económica o de otro tipo. Entienden que las iniciativas de política interna no ocurren en el vacío: que, por ejemplo, la política de inmigración en los EE. UU. tendrá ramificaciones reales para las personas fuera de los Estados Unidos. Los globalistas ven una grave injusticia en la incapacidad de los no ciudadanos para influir en la toma de decisiones de la nación sobre asuntos que afectarían sus vidas. Por lo tanto, los globalistas adoptan un modelo de “partes interesadas” de los asuntos mundiales: cualquier sociedad que se vea afectada por las decisiones de una nación. se le debe otorgar algún papel en el proceso deliberativo. Este tipo de colaboración multinacional es la búsqueda de la “justicia social” izquierdista a escala global. Alcanzar una sociedad justa, desde la perspectiva del globalista, requiere el debilitamiento o eliminación de fronteras, la “redistribución” internacional de recursos y dinero, y creación de instituciones y organizaciones inclusivas que pueden anular o neutralizar la toma de decisiones locales.

Los multiculturalistas y los globalistas son aliados a corto plazo, aunque enemigos naturales. El multiculturalismo, en teoría, venera la particularidad y el provincianismo: celebra pueblos y culturas únicos, y tiene como objetivo proteger la diferencia cultural. Por el contrario, el globalismo desdeña la particularidad e intenta universalizar la cultura asimilando todas las sociedades a la cultura de las élites occidentales: el liberalismo secular moderno. A pesar del efecto homogeneizador del globalismo en todas las culturas, los globalistas justifican sus objetivos a través de una falsa celebración de la diferencia culturalmientras que los multiculturalistas pretender que enfatizar la diferencia cultural es una forma de cultivar la unidad. En la práctica, sin embargo, el multiculturalismo y el globalismo socavan los objetivos del otro.

Los multiculturalistas caricaturizan la cultura, los globalistas la aniquilan

En un principio, la homogeneización globalista de la cultura sólo era evidente en el ámbito de los negocios. En las décadas de 1980 y 1990, corporaciones estadounidenses como MacDonald’s comenzaron a aparecer en lugares como Rusia, China y el África subsahariana. Tratados como el TLCAN diluyeron las barreras regulatorias que restringían el comercio internacional (y el flujo de mano de obra). Las naciones occidentales (especialmente América) enviaban su fabricación al extranjero. La presencia de intereses corporativos occidentales cambió lentamente las naciones que albergaban a las corporaciones. En diversos grados, esas sociedades fueron “occidentalizadas” por la imposición de nuevas normas para el trabajo, el nuevo conocimiento necesario para producir productos tecnológicos y los ingresos (relativamente) más altos de los trabajadores después de la llegada del capital occidental.

El multiculturalismo está ciego ante esta homogeneización y la forma en que lentamente rehace las diversas culturas del mundo a la imagen de la civilización occidental. Los multiculturalistas fetichizan formas relativamente superficiales de diferencia cultural: ropa, cocina, preferencias estéticas, arquitectura. Ninguno de estos carece de importancia, pero son emanaciones de diferencias más significativas, como los valores reales, las creencias y las formas de vida que conforman la cultura.

Considere las “telas kente” que usan los demócratas en el congreso cuando se arrodillaron durante nueve minutos para rendir homenaje a George Floyd y Black Lives Matter. Una tela kente es un textil y una prenda tradicional de Ghana. ¿Por qué Nancy Pelosi y sus colegas eligieron este elemento para representar la negrura estadounidense? ¿Los antepasados ​​de Floyd eran de Ghana? No. Bastante groseramente, las telas kente eran simplemente elegido porque la gente los asocia con África en general, y África en general se asocia con la negrura. Esta actuación de respeto por la “diversidad” es completamente ajena a las realidades reales de la cultura en Ghana. Una búsqueda rápida en Wikipedia nos dice que “la sexualidad no se discute en Ghana,” que “ser zurdo está mal visto”, y que el papel tradicional de la mujer en Ghana se relaciona con su capacidad de procrear. En resumen, Ghana no parece tan comprensivo con la diferencia individual (como se entiende en Occidente). Si los demócratas estadounidenses pudieran ser transportados mágicamente a experimentar Ghana como su cultura natal, la verían como intolerante, misógina y homofóbica, y harían campaña por cambios culturales que harían que Ghana se parezca más a Estados Unidos. Para los multiculturalistas, los valores reales de la cultura son menos importantes que el hecho de que la cultura puede ser explotada en busca de significantes arbitrarios de diferencia que pueden usarse para señalar un “respeto” superficial por la diversidad.

De la misma manera, los multiculturalistas pueden apartar la mirada con seguridad del trato de los homosexuales en el mundo árabe mientras celebraba la mas inocuo elementos de la cultura árabe que contribuyen al rico tapiz de civilizaciones del mundo. Recuerda que el los multiculturalistas estaban molestos que Trump aparentemente no observó las normas japonesas tradicionales para alimentar a los koi (un hecho que resultó ser una noticia falsa). Pero alimentar a los koi es un aspecto totalmente sin sentido de la cultura japonesa en términos de su impacto en la forma en que la gente realmente vive.

Mientras tanto, mientras el multiculturalismo celebra los elementos visuales en su mayoría sin sentido del exotismo cultural, sus socios, los globalistas, están ocupados nivelando el muy significativo cultural diferencias que hacen que las culturas extranjeras sean genuinamente diferentes. los flujo de capital global (corporativo) sirve como solvente por el cual se disuelven los elementos distintivos de las naciones en desarrollo. Pero esta disolución no solo promueve una agenda económica. También amplía el alcance de la cultura política liberal moderna. En última instancia, el objetivo es garantizar que las dinámicas socioculturales de Uganda, Mongolia y Guatemala sean las mismas que las de Alemania, Estados Unidos y Finlandia, pero solo llevar las bendiciones de la libertad a quienes aún no la disfrutan. Sólo para lograr sociedades más justas en todo el mundo.

Si los globalistas tienen éxito en sus objetivos, el multiculturalista les dará un alto cinco. Momentos después, mirarán a su alrededor y verán que las diferencias significativas, las que hicieron que las culturas del mundo fueran diferentes entre sí, fueron aniquiladas junto con las culturas mismas. Lo que quedará serán las reliquias de las culturas tradicionales que se consideró que tenían valor de mercado. Todavía podrás conseguir un taco, tal vez incluso en El Cairo. Pero la forma de vida que animó a la sociedad que le dio los tacos al mundo habrá dejado de existir. Los artefactos del Viejo Oeste todavía viven en los Estados Unidos de hoy: sombreros de vaquero, lazos, chaparreras, espuelas. Pero la cultura que hizo uso de estos artículos (y la forma de vida que animó esa cultura) está casi extinguida. Esta dinámica ocurrirá en todas las sociedades del mundo, a medida que el globalismo de última etapa nivele todas las diferencias culturales que realmente importan.

Hasta el nacionalismo

El nacionalismo, no el multiculturalismo, es el verdadero defensor de la diferencia cultural. Las fronteras de una nación la marcan como separada del resto del mundo. La soberanía de una nación es la garantía de la libertad de su pueblo para diferenciarse de las culturas que existen fuera de sus fronteras. Igual de importante, las fronteras de la nación marcan el límite de su autoridad política, afirmando el derecho de otras sociedades a determinar sus propios valores, tradiciones y forma de vida. Una perspectiva nacionalista, entonces, necesariamente acepta que la vida es diferente en otros lugares y ve que debería ser así. En lugar de imponer los valores de una nación a otras culturas que pueden no aceptar el cambio, un gobierno nacionalista genuino prioriza el mantenimiento de sus propias tradiciones, valores y forma de vida dentro de sus fronteras. Un respeto genuino por la diferencia cultural significa permitir que las personas que pertenecen a otras culturas sean diferentes. Una agenda nacionalista se fija en la preservación de los elementos únicos de nuestra propia cultura que son el reflejo de nuestra propia singularidad. Deja el negocio de preservar y celebrar otras culturas a las naciones donde encuentran un hogar.

En un giro extraño, entonces, preservar a la nación de las influencias e intereses extranjeros del capital global es la condición previa necesaria para preservar la diferencia cultural. Solo una perspectiva nacionalista, seguida de forma independiente por muchos países de todo el mundo, puede salvaguardar la diversidad que vemos en todo el mundo, la misma diversidad que el multiculturalismo pretende proteger. Despertar a los verdaderos amantes de la diversidad a las formas en que el globalismo y el multiculturalismo diluyen y disuelven las diferencias culturales significativas es un medio fundamental para salvar lo que es único en Estados Unidos y lo que es único en las otras sociedades con las que compartimos nuestro mundo.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar