Poniéndose serio contra China – The American Mind

                    <p class="has-drop-cap">Hay dos tipos de personas en la disputa sobre la postura de Estados Unidos sobre el comercio, particularmente en lo que se refiere a China: aquellos que entienden la realpolitik de las grandes potencias, influenciados como están por las fuerzas desordenadas e impredecibles de los eventos globales y las aspiraciones hegemónicas, y aquellos que se aferran a lo que las teorías del comercio nos dicen que debería suceder, en deferencia a las devociones globalizadas de principios de la década de 2000.</p>

Cuando China ascendió a la Organización Mundial del Comercio en 2001, fue con la esperanza de que el país, en palabras del entonces presidente Bill Clinton, aceptara “importar uno de los valores más preciados de la democracia, la libertad económica”. Las décadas siguientes, especialmente después de que China hiciera todo lo posible para ocultar los orígenes de la pandemia mundial de COVID-19, han hecho que la línea clintoniana sea definitivamente insostenible. China miente, engaña y roba. Los derechos humanos allí son un desastre, desde el genocidio estatal contra los musulmanes uigures hasta el uso de Internet como herramienta de vigilancia política y opresión. Las nuevas leyes cibernéticas en China dan acceso al gobierno a las comunicaciones y la propiedad intelectual de cualquier empresa que opere dentro de sus fronteras.

China, además, ya no nos ve como el socio que ingenuamente esperábamos que fuera (o nunca lo hizo). El académico del Brookings Institute Rush Doshi hace un caso convincente que desde al menos 2016, China ha considerado a Estados Unidos como una potencia en declive, y el orden internacional como maduro para remodelarse a la imagen de China. La inversión agresiva de China en las naciones en desarrollo y la manipulación abierta de las instituciones globales son prueba suficiente. Justo este mes, un ensayista de la revista Foreign Policy argumentó que China se está “endureciendo” para la guerra económica con Estados Unidos.

Pero aquí en casa, un grupo de economistas e ideólogos del comercio argumentan en contra de que Estados Unidos responda del mismo modo. Denunciaron que la guerra comercial de Trump era económicamente insensata, y no entendieron, como señala el economista Michael Munger, que la motivación era menos económica que un castigo. Cuando estás en una pelea, quieres lastimar al otro más de lo que te está lastimando a ti.

Las palomas tienen razón, por supuesto, en que antagonizar a China no es sin consecuencias ni sin dolor. Los consumidores estadounidenses han pasado décadas beneficiándose de los bienes de consumo baratos que resultaron de las multinacionales estadounidenses que externalizaron las cadenas de suministro e incrustaron sus márgenes de beneficio en Beijing. Desenredarse de China, deshacer las opciones políticas de las últimas dos décadas, repercutirá en todos los mercados.

Pero al menos cuando se trata de bienes y servicios vitales, estos son costos necesarios a pagar. Cuando una potencia hostil tiene la capacidad de interrumpir por sí sola las cadenas de suministro globales, restringir el acceso extranjero a los puertos comerciales controlados por Beijing y trastornar el mercado de minerales y materiales críticos, la soberanía de EE. UU. se ve directamente amenazada. Nuestras prioridades de política interna se centran mucho menos en la teoría económica de manual que en la capacidad de defender nuestros intereses de un rival geopolítico cada vez más poderoso y antagónico.

Es una posición que es puramente pragmática. Una guerra comercial con China no es una reprimenda a la teoría del libre comercio en sí misma, sino una respuesta realista a la política de las grandes potencias que se desarrolla en tiempo real. El “libre comercio”, es decir, la capacidad de las naciones para participar en la transferencia de bienes sin restricciones, hace que las naciones sean más ricas y mucho más eficientes. Pero las condiciones políticas tienen que ser las correctas, razón por la cual los acuerdos comerciales bilaterales entre países amigos que comparten valores tienen un sentido desmesurado, y por qué los acuerdos multilaterales que tratan de calzarse en agendas políticas de talla única en todos los países diversos intereses económicos y políticos parecen cada vez más ingenuos.

El lado positivo del “problema de China” es hacer que la economía política de Estados Unidos finalmente refleje la realidad de la política mundial, en lugar de simplemente señalar los rendimientos económicos sin mencionar el contexto en el que se están produciendo. Pero Estados Unidos tiene una ventana limitada para hacerlo bien. Mientras China cierra las escotillas para participar en un ataque económico total, EE. UU. ni siquiera puede prohibir TikTok, una aplicación de espionaje estatal china que se hace pasar por una empresa de redes sociales. Sabemos que el estado chino manipula a la empresa de telecomunicaciones Huawei para sus propios fines de espionaje, pero aún existe un amplio debate sobre si se debe restringir o no su acceso.

Si Estados Unidos se va a tomar en serio la idea de enfrentarse a China, debemos hacer tres cosas. En primer lugar, debemos sentirnos cómodos desafiando las suposiciones de larga data del mercado sobre el poder de una asociación comercial para disminuir el antagonismo de los intereses soberanos. En segundo lugar, nuestros legisladores deben tener los ojos claros sobre el abuso de nuestros mercados por parte de China para sus propios fines estatales. Las “empresas privadas” de China no son tal cosa y deben ser tratadas como actores estatales. Y tercero, nuestras élites financieras y multinacionales deben ser incentivadas para volver a casa y sentir el dolor de continuar ayudando de manera tangible al ascenso de China.

Esto es guerra, pero una guerra que solo un bando ha reconocido o declarado plenamente. Si realmente queremos seguir siendo una gran potencia con respecto a China, debemos orientar nuestras políticas para reflejar una posición de guerra que China ya ha adoptado.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 485 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar