Un respeto decente – La mente americana

                    La Fundación Americana continúa teniendo lugar en la mente, el corazón y la vida de las generaciones venideras.

Los “verdadera revolución americana”, como dijo John Adams, tuvo lugar en la mente y el corazón del pueblo estadounidense en los años previos a 1776. Esta Revolución de pensamiento dio origen a una Revolución de palabras y hechos; y el pensamiento, la palabra y la acción revolucionarios juntos se convirtieron en la fundación estadounidense, un “evento humano” sin igual en la historia del mundo. Con la ayuda de la fuente Divina de todas las bendiciones, esta Fundación sigue siendo eternamente la fuente terrenal de todas las bendiciones de libertad de América. También es la eterna medida terrenal de América de sí misma.

Habrá estadounidenses en el mundo mientras la fundación estadounidense continúe teniendo lugar en la mente, el corazón y la vida de las generaciones venideras. La sabiduría, la justicia, el coraje y la moderación de los Fundadores, y de la gran tradición en la que se basaron, están siempre ahí para que los hagamos nuestros y los apliquemos a nuestras circunstancias sin precedentes. Hemos visto grandes ejemplos de esto en el histórico decisiones de la Corte Suprema la semana pasada. El estudio cuidadoso de estas decisiones despierta en el alma partes importantes de la Fundación americana.

Un pequeño pero esencial ingrediente de esa Fundación fue el pensamiento que expresaron los Revolucionarios en la Declaración de Independencia: que “una respeto decente a las opiniones de la humanidad requiere que [Americans] deben declarar las causas que los impulsan a su revolución. Declarar las causas de sus acciones, dar razones para ellas, fue un acto de respeto por las opiniones de la humanidad porque trató a la humanidad como si sus opiniones pudieran responder a razones. Esta era una visión esperanzadora de la condición humana. Hizo honor a la naturaleza humana e impuso expectativas sobre las capacidades humanas. Es un respeto que llega a cotas muy altas en las mejores sentencias del Tribunal Supremo.

La primera “causa” de la Revolución, y la primera que declararon respetuosamente los Revolucionarios, fue la verdad evidente de que “todos los hombres son creados iguales”, es decir, que todos los hombres en todas partes y en todos los tiempos poseen por naturaleza los mismos derechos para vivir. Vida, libertad y la búsqueda de la felicidad. Para comprender el significado de la Revolución Americana y participar de esa Revolución en nuestras vidas, es útil recordar que, cuando los revolucionarios estadounidenses declararon esta verdad evidente, la idea parecía evidentemente falsa para los monarcas hereditarios y las aristocracias hereditarias de Europa. Para el resto del mundo, era simplemente inaudito.

¡Así que Estados Unidos mostró su primer respeto por las opiniones de la humanidad al estar en desacuerdo con prácticamente todas ellas! Esto requirió no solo sabiduría sino también gran coraje y filantropía. Al mismo tiempo, los revolucionarios les dijeron a los pueblos del mundo cómo podían mostrar un mayor respeto por sí mismos, reconociendo y afirmando los derechos de su propia humanidad. Todo hombre o mujer que se precie querría gobernarse a sí mismo en lugar de ser tratado como un niño que necesita que alguien más lo gobierne.

Los estadounidenses eran muy conscientes de lo difícil que sería estar a la altura del principio que proclamaban: el esfuerzo heroico y continuo que se requeriría de ellos mismos o de cualquier pueblo que aspirara a alcanzar la igualdad. Esta misma dificultad es parte de lo que hace que invitarlos a unirse a nosotros en lo que James Madison llamó la “honorable determinación de basar todos nuestros experimentos políticos en la capacidad de la humanidad para sí mismo” es un acto de autorrespeto y un acto de respeto hacia los demás. -gobierno.”

Cualquier pueblo que desee ser libre, incluidos los estadounidenses, debe demostrar esta capacidad por sí mismo y continuar demostrándola cada generación. América será siempre un experimento, un experimento que nada podrá ser más beneficioso para todos ni más honroso para la naturaleza humana, porque el autogobierno —la verdadera y real “búsqueda de la felicidad”— exige el ejercicio activo de todas las virtudes humanas. al más alto grado.

El experimento estadounidense afirma ser un experimento glorioso porque pretende, por primera vez en la historia de la humanidad, hacer realidad este potencial de autogobierno, esta capacidad de buscar la verdadera felicidad para sí mismos, que los estadounidenses insistimos en que los seres humanos tenemos por naturaleza. Esto es lo que querían decir los Fundadores cuando sobriamente —y de ninguna manera arrogante— reflexionaban sobre el hecho de que parece haber estado reservado a “la gente de este país, con su conducta y ejemplo, decidir la cuestión importante, si las sociedades de los hombres son realmente capaces o no de establecer un buen gobierno desde la reflexión y la elección.”

El mayor respeto que los estadounidenses pueden mostrar por las opiniones de la humanidad, y el mayor beneficio que pueden otorgarse a sí mismos, es continuar asumiendo la responsabilidad de ser el tipo de personas autónomas que invitamos a todas las personas a ser.

Feliz Día de la Independencia, y que los estadounidenses siempre sean libres.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 485 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar