El triunfo del cientificismo – The American Mind

                    Cuando STEM se despierta, el sistema universitario ha terminado.

La universidad moderna ha sucumbido, en nombre del dios tricéfalo de la Diversidad, la Equidad y la Inclusión (DEI), a la ideología hegemónica de la interseccionalidad despierta. Todas las decisiones sobre el personal, el plan de estudios y la vida estudiantil deben inspeccionarse minuciosamente para determinar si cumplen con el desmantelamiento de la supremacía blanca y el patriarcado. A pesar de una lista cada vez mayor de casos de histeria universitaria, cancelación de voces conservadoras y acoso violento de oradores universitarios heterodoxos, la narrativa cultural incuestionable persiste: uno debe ir a la universidad para florecer como una persona plena en la sociedad.

Desafortunadamente, los contribuyentes tienen la falsa impresión de que la política interseccional despertada solo ha infectado las humanidades y las ciencias sociales. Los campos STEM legendariamente rigurosos (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) deben ser inmunes a este virus ideológico, porque se basan en hechos, no en formulaciones moralistas falsas, ¿verdad?

Desafortunadamente, incluso los cursos de estudio tradicionalmente rigurosos se han arruinado. Los profesores universitarios de Woke han declarado que las matemáticas son “un campo dominado por la blancura y el racismo”. En la Universidad de Toronto, ahora se puede tomar un “Matemáticas Liberadoras” curso que busca “reimaginar” las matemáticas, ofreciendo a los matemáticamente incompetentes una excusa útil en la forma de una “crítica audaz” de las matemáticas, supuestamente deslegitimándolas por haberse basado predominantemente en “las experiencias y narrativas de los hombres”. En lógica formal, los eruditos tienen declarado “Hay mucho más por hacer, especialmente en la descolonización de nuestro plan de estudios”. En la ciencia biomédica, prácticamente ningún profesor se atreve a desafiar el absurdo de que los hombres pueden dar a luz. En la película reciente de Matt Walsh What is a Woman, la Dra. Michelle Forcier, profesora de pediatría de la Universidad de Brown, explicó con seriedad que se “supone” que las gallinas ponedoras son hembras.

Esta adquisición consciente de las ciencias duras se ve reforzada por un conjunto arraigado de cuotas de contratación docente y administrativa, incentivos y desincentivos institucionales autoritarios y demasiado amplios, y una cultura universitaria opresiva sumergida en las presuposiciones ahora incuestionables de la ortodoxia despierta. Todo esto ha engendrado un renovado culto al cientificismo.

Es decir, hemos visto ciencia politizada antes, más notoriamente en la eugenesia y los campos de exterminio de las grandes tiranías del siglo XX, a los que Winston Churchill se refirió como “la ciencia pervertida”. La Unión Soviética ejerció una ciencia pervertida como ninguna otra, suprimiendo tres ideas inconvenientes que desacreditaban el materialismo ateo (al igual que la mafia LGBTQ+ intenta desacreditar la biología).

Entre las dos guerras mundiales, la Teoría del Big Bang fue escrita por un físico teórico y sacerdote católico romano, Georges Lemaitre, e inmediatamente después anunciada por el Papa Pío XI como una reivindicación radical de la enseñanza cristiana bimilenaria sobre el comienzo ex nihilo en la época del universo creado. Stalin y el régimen soviético se opusieron a este gran avance científico, ideológicamente comprometidos, como estaban, con el modelo ateo de “estado estacionario” compensatorio del universo que lo presentaba como sin comienzo y sin creación.

Si bien la aceptación de la teoría del Big Bang no requiere creer en un creador del universo, y la mayoría de los ateos de hoy sostienen la teoría, para Stalin un comienzo discreto en el espacio-tiempo significaba que toda la base impía de la ciencia y la filosofía soviéticas estaba equivocada. . En consecuencia, el principal propagandista de Stalin y secretario general del partido, Andrei Zhdanov, suprimió violentamente la ciencia del Big Bang: “[these] los falsificadores de la ciencia querían revivir el cuento de hadas del origen del mundo de la nada”. Poco después, la Revolución Cultural de Mao Zedong también adoptó la represión soviética de la Teoría del Big Bang como “reaccionaria”.

Durante los mismos años, emocionantes descubrimientos occidentales en física de partículas y mecánica cuántica reivindicaron la tradicional metafísica cristiana-aristotélica de “Acto y potencia”. Una vez más, los soviéticos suprimieron el nuevo desarrollo científico, denunciando a todos los científicos cuánticos como “metafísicos de la peor clase” que apoyaban el monoteísmo, y condenando a muerte a sus practicantes. El más famoso de ellos fue Boris Mikhailovich Hessen, asesinado por un pelotón de fusilamiento el 20 de diciembre de 1936.

Más tarde, Stalin suprimió los descubrimientos científicos de Gregor Johann Mendel, otro sacerdote católico romano, cuyo cruce experimental de plantas de guisantes condujo a la teoría de los rasgos genéticos hereditarios y al concepto de genes dominantes y recesivos. La URSS canceló la genética mendeliana porque había sido postulada (correctamente) por un sacerdote católico y porque demostraba científicamente la primacía del vínculo familiar, lo que disminuía la eficacia del culto estatal soviético forzado. Su rechazo hizo que Stalin confiara catastróficamente en la chiflada creencia lamarckiana de Trofim Lysenko de que podía “vernalizar” el trigo de invierno y producir abundantes cosechas sin el uso de fertilizantes. El lysenkoísmo causó la “paralización de la biología soviética durante décadas” y condujo a una plaga agrícola generalizada en Rusia.

A medida que la falsa sabiduría abruma a la ciencia dentro de los muros de la universidad, la historia se repite. Para combatir esta marea creciente, debemos alentar a los Zoomers inclinados a STEM a eludir el complejo universitario-industrial por completo, a casarse jóvenes y aprender un oficio, y a continuar con sus vidas en un mundo que, con suerte, pronto se librará de las matemáticas y la naturaleza. -Odio al cientificismo.


Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 485 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar