Lo justo es asqueroso – The American Mind

                    La desigualdad y la injusticia no se pueden eliminar sin eliminar lo mejor de la humanidad.

                    <p class="has-drop-cap">Toda filosofía moral, incluida la filosofía religiosa, tiene en su núcleo un dilema trágico: el corazón humano anhela la justicia, pero el mundo es injusto.  Los inocentes sufren, los esfuerzos dignos fracasan, los malos se levantan y los buenos mueren jóvenes.  A menudo no hay nadie a quien culpar ni nada que hacer.  ¿Cómo entonces viviremos?</p>

Es una simplificación pero no una falsedad decir que la filosofía moral occidental ha desarrollado tres respuestas básicas a esta pregunta. Uno de ellos es bíblico. Los otros dos, uno nietzscheano y otro marxista, son materialistas.

Son esas respuestas materialistas las que, llevadas a sus extremos, bañaron de sangre el siglo XX. Hoy, en formas más moderadas, amenazan, no obstante, con desgarrar nuestra república.

Friedrich Nietzsche entendió que en un mundo sin Dios, los instintos morales de la humanidad están en entredicho. ¿Por qué entonces elegir una moralidad judeocristiana que mima a los perdedores de la vida? En cambio, deberíamos confiar en el mayor ganador, el Superhombre, para crear una nueva moralidad propia. Los defensores de Nietzsche afirman que no habría aprobado a los nazis que lo admiraban. Pero creo que el fascismo es, de hecho, el fin natural de su filosofía.

Karl Marx razonó así: si el corazón del hombre busca la justicia y el mundo es injusto, que el hombre humanice el mundo, comenzando por la “crítica despiadada de todo lo que existe”. Aunque el comunismo fue solo una “expresión especial” de este proyecto humanizador, la certeza marxista de que la historia tenía una dirección humanista benigna le da al comunismo —y a la actual Teoría Crítica inspirada en Marx— la licencia para censurar, intimidar, desterrar o aplastar a cualquiera que se oponga a su gran objetivo. rediseños del universo moral.

Ambos hombres pusieron su fe en el corazón humano. Marx creía que podía y lucharía para que el mundo se ajustara a su propio sentido de la justicia; Nietzsche creía que podía crear un hombre que nos llevaría más allá de ese sentido hacia algo mejor. Para entender por qué estas dos filosofías destruyen tantas vidas mientras hacen que el mundo no sea mejor sino peor, tenemos que volver a la religión que Nietzsche enterró y Marx descartó.

El análisis judeocristiano del trágico dilema de la humanidad comienza así: algo anda mal. El mundo fue creado bueno pero está quebrantado por el pecado. Este pecado divide tanto el corazón humano que cada uno de nosotros debe arrepentirse y seguir los impulsos que Dios implantó en nuestros corazones cuando nos hizo a su imagen. No podemos deshacer el mundo, pero con Dios podemos comenzar a vencer el mundo dentro de nosotros mismos.

Esta sabia desconfianza en los dispositivos y deseos humanos supera a los filósofos en realismo. Donde el fascismo busca un Übermensch para remodelar nuestra moralidad, las escrituras nos aconsejan: “No confíen en príncipes, en hombres mortales que no pueden salvar”. Donde el izquierdismo fantasea con algún estado benévolo que hace que todo sea justo, 1 Samuel 8 nos recuerda que el “estado” son solo humanos con poder y, por lo tanto, nos convertirá en esclavos.

La historia confirma el enfoque religioso. El fascismo materialista y el comunismo masacraron a más personas en una sola generación que todas las cruzadas, pogromos e inquisiciones desde el año cero. Pero la lógica también está del lado de las Escrituras. Como Génesis insinúa repetidamente, la búsqueda humana para apoderarse de la superioridad moral de Dios, para forzar el advenimiento de nuestras utopías imaginadas, nos pone constantemente en conflicto con la buena vida que tan desesperadamente deseamos. Aquellos que ponen su fe en los príncipes inevitablemente terminan racionalizando e imitando las feas acciones de sus ídolos. Y en cuanto a la “crítica despiadada de todo lo que existe” de Marx, observe cómo la Teoría Crítica siempre comienza identificando un problema (racismo, misoginia, desequilibrio de poder) y termina convirtiéndose en lo que contemplaba: racista, misógino, hambriento de poder. Es una rata atrapada en el laberinto circular de la realidad.

Porque, dolorosamente, es precisamente en la tensión vital y siempre presente entre la imago dei y el mundo roto que la vida humana se mueve hacia la fruición. Los desequilibrios entre hombres y mujeres pueden conducir a abusos, pero también son fuente de belleza, romance e hijos. Los dones genéticos de salud, inteligencia y talento, junto con los legados históricos de privilegios, otorgan a algunos de esos niños ventajas injustas sobre otros. Pero también crean las civilizaciones que nos elevan a todos a nuevas alturas. La competencia cultural entre esas civilizaciones significa que habrá perdedores y ganadores, pero también es lo que impulsa a la humanidad a mayores niveles de invención y éxito.

En resumen, no puedes resolver completamente los problemas de la humanidad sin eliminar lo mejor de la humanidad. El judeo-cristianismo no se muestra complaciente ante la injusticia. Dios nos ordena que tratemos a cada persona por igual y con caridad, y que liberemos a todas las personas. Pero la injusticia permanecerá. Entonces, ya sea rico o pobre, libre o esclavo, ya sea en seguridad o enfrentando las cruces de los tiranos o del estado, se nos ordena siempre hacia el amor, el perdón y el regocijo.

Estas son las únicas respuestas justas a la creación rota de un Dios bueno.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 550 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar