Roe y el lado correcto de la historia

Una de las contradicciones más empedernidas de la izquierda es la de una visión científica del mundo que, en el mejor de los casos, es darwiniana (la realidad no es más que una unión y separación constantes de átomos), junto con una insistencia hegeliana en que hay etapas (morales) de la historia en las que uno avanza y desde las cuales no hay más. no hay retorno. En un sentido, la izquierda ve el ordenamiento del mundo físico como carente de propósito más allá del que cada individuo crea en sus propios términos; pero en otro marco moral o ético, la historia se cosifica en absolutos inexpugnables. Este último se resume en frases como “no podemos volver atrás” y “el lado correcto de la historia”.

Escuché un resumen perfecto de la cosmovisión materialista cuando me senté y escuché a un estudiante de secundaria a principios de este mes mientras cautivaba a sus compañeros, maestros como yo y al público por igual. El valedictorian era un observador de aves, y comparó los puntos de inflexión de la vida con una bandada de pájaros. En un giro al estilo de Malcom Gladwell que recuerda al libro The Outliers, el orador explicó cómo un ave de una especie en particular, por razones que no se conocen del todo, se aleja de la bandada para buscar depredadores. Cuando este pájaro raro identifica a un depredador, alerta al resto de la bandada. El que parece ser imprudente o tonto al separarse de la manada es en realidad el que está en algo.

Como profesor que ha asistido al menos a ocho de estos discursos de graduación, puedo dar fe de que la metáfora fue ingeniosa, cautivadora y brillantemente contada. Pero luego el orador me perdió.

“Ya ves”, dijo, “la historia es aleatoria y caótica. No hay significado ni propósito. No podemos ver lo que viene y tenemos que esperar que podamos adaptarnos”. Esto es materialismo liberal repetitivo en su máxima expresión.

Compare esto con los puntos de vista de muchos de mis colegas y amigos progresistas aquí en Los Ángeles cuando se trata de la “historia” de los derechos. Me han dicho que la separación de la iglesia y el estado es un asunto “resuelto”. La Biblia, como me informó un conocido liberal mío, no tiene lugar en un argumento legal a menos que nosotros, y aquí, su argumento se volvió más extraño, volvamos a justificar la esclavitud y la segregación nuevamente. Aparentemente, la Biblia era dominio exclusivo de los perdedores de la historia: sus fanáticos y racistas. (No importa que la esclavitud no se originó en Occidente, sino el movimiento abolicionista, de hecho).

Con la noticia de que la Corte Suprema anuló el derecho nacional al aborto, nos enfrentamos una vez más a lo que quizás sea la contradicción definitoria de la izquierda progresista: la vida misma no es más que un constante montaje y desmontaje de átomos; pero cuando se trata de “derechos” como los derechos reproductivos o los derechos LGBTQ+, sí se aplica un telos, un propósito y significado final. A pesar de toda su pretensión de tolerancia, la izquierda moderna es fundamentalmente antiliberal cuando se trata de puntos de vista opuestos de los derechos y del “arco de la historia” en sí mismo; la indignación por una nueva delegación de los “derechos” del aborto a los estados, no una prohibición total, lo demuestra.

En su brillante libro America on Trial: A Defense of the Founding (2021), Robert R. Reilly describe cómo se ve el arco de la historia, el “lado correcto” de la historia, por así decirlo, desde la cosmovisión cristiana clásica. Aristóteles, Sócrates, Platón, Cicerón y otros no eran cristianos, explica Reilly, pero los antiguos establecieron premisas fundamentales que se sintetizarían con el cristianismo, sobre todo la creencia de que el telos del hombre, su propósito, era perceptible mediante el uso independiente de la “razón”. ” La razón podría usarse para llegar a las verdades fundamentales de la ley natural, es decir, de las leyes que gobiernan todas las sociedades correctamente ordenadas. El ejercicio del hombre de la “razón” aplicada a los fines para los que fue creado (telos) se definió como virtud. Los primeros Padres de la Iglesia, así como Tomás de Aquino en la Edad Media, cristianizaron la filosofía grecorromana, tomando la creencia central en la razón y la racionalidad e infundiéndola con la revelación bíblica. Esta es la dialéctica, como se han referido a ella Harry Jaffa, Russell Kirk y otros, entre Atenas y Jerusalén.

Jesucristo es logos, que Reilly señala que puede traducirse tanto como “la palabra” como “razón”. Dios es racional, incluso si no puede ser completamente comprendido; la naturaleza misma, el mundo de los átomos que los izquierdistas parecen reverenciar como una deidad a través del ambientalismo, no es Dios. Una de las características distintivas, si no la más, del judaísmo y del cristianismo posterior, como explica Reilly, es el concepto de imago Dei, la idea de que el hombre está hecho a imagen de Dios. Esta idea central, esta revelación, es lo que separaba a los judíos y cristianos de los paganos: la santidad, la inviolabilidad y la singularidad de la vida individual. De este hecho, sostiene Reilly, surgieron los derechos universales (naturales), la libertad de conciencia, la democracia y, lo que es más inconveniente para la izquierda, la naturaleza sagrada —la personalidad— de la vida en el útero.

La personalidad del niño por nacer, y su propio derecho a vivir, es un absoluto moral incuestionable, y no hay ningún lugar para avanzar más allá de él. La santidad del individuo es como la velocidad de la luz en la física, una constante a través de la cual no hay paso. Como tal, cualquier cambio en el principio representa decadencia, no progreso. La tarea de cada generación sucesiva en una sociedad libre no es trascender estos principios eternos, sino buscar líderes prudentes que puedan aplicarlos a cada nueva circunstancia. Con Dobbs, tenemos la oportunidad de renovar las verdades fundamentales que dieron forma a nuestra nación en su fundación, y que siguen siendo tan perfectas ahora como lo fueron entonces.

Apareció primero en Leer en American Mind

Acerca de Opinión Cubana 485 Articles
Publicamos noticias, crónicas y reportajes de actualidad cubana. Nos define la integridad periodística, la veracidad y la calidad de nuestra información.

Noticias diarias en tu email

¡Suscríbete para recibir noticias de actualidad cubana, comentarios y análisis acerca de Política, Economía, Gobierno, Cultura y más…

SUSCRIPCIÓN   |   ACCEDER

Sea el primero en comentar